email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS Italia

Chi mi ha incontrato, non mi ha visto: Rimbaud y la farsa de la vida

por 

- La docuficción de Bruno Bigoni, presentada en el Filmmaker Festival de Milán, es un juego refinado en homenaje al gran poeta francés y al cine mismo

Chi mi ha incontrato, non mi ha visto: Rimbaud y la farsa de la vida

Un juego refinado, un autoengaño irónico para desvelar el artificio del cine y quizá de la vida misma, así como una celebración sin duda de la poesía y de un gran poeta. Hablamos de Chi mi ha incontrato, non mi ha visto, obra del documentalista Bruno Bigoni que nada más pasar por el Torino Film Festival se proyectará el próximo domingo en el 36º Filmmaker Festival de Milán.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película arranca con un verso de Arthur Rimbaud sobre las notas de Le Petit Chevalier, de Nico: “Et le poète soûl engueulait l’Univers” (“y el poeta borracho insultaba al Universo”), único verso conocido de un poema perdido. A continuación, todos los textos que aparecerán serán citas del poeta francés. Vemos en pantalla al propio director, que mira a la cámara y explica que estaba trabajando en un proyecto sobre su adorado Rimbaud cuando una misteriosa mujer francesa lo llamó por teléfono y le regaló una foto inédita del poeta. Bigoni se convierte, así, en protagonista de su propia película y se lanza en la aventura de una fotografía inédita de Rimbaud que, una vez adquirida y publicada, habría dado al traste con todo lo que se ha dicho y se ha escrito hasta el día de hoy sobre el poeta.

Bigoni se filma a sí mismo en compañía de estudiosos, como el crítico literario Renato Minore (“el mundo de los inéditos fotográficos es vasto y peligroso. Se sabe que circulan falsificaciones y que hay quien puede garantizar su autenticidad. Abandone su búsqueda”). Bigoni viaja a Charleville, ciudad natal del poeta; habla con una bisnieta todavía viva, Madame Seville Rimbaud (“si usted quiere creer que el hombre de la fotografía es Rimbaud, está bien, créalo; es lo único importante”). Se asoma a la tumba de Rimbaud, como tratando de buscar confirmación a su teoría. La mujer misteriosa regresa con otra oferta, aún más extraordinaria, pero un banal extravío impide el encuentro y todo se esfuma. A Bruno sólo le resta esta extraña fotografía y un sueño. Pocos meses después, un paquete postal proveniente de Francia, sin remitente, le llega. Es un CD titulado “Quien me ha encontrado no me ha visto” y reproduce una voz maltrecha que empieza diciendo “...nunca tuve un nombre…”. Como rezaba un aforismo del poeta: la vida es una farsa que todos debemos representar.

La cinta es una producción de Altamarea y Fake Film en asociación con Start. El sonido y las voces francesas presentes en la película son concesión del Museo Rimbaud de Charleville.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy