email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2017 Panorama Dokumente

Belinda: una historia de amor y errancia

por 

- BERLÍN 2017: La directora francesa Marie Dumora narra la vida de una chica de origen yeniche en la Francia contemporánea

Belinda: una historia de amor y errancia

El documental Belinda [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigido por la francesa Marie Dumora y presentado en la sección Panorama Dokumente de la 67ª Berlinale, constituye un trabajo que comenzó hace unos años y que nos retrotrae de manera realista hasta la vida de la comunidad yeniche en Mulhouse (Alsacia) al transmitirnos las vicisitudes de Belinda, una joven de 23 años que debe enfrentarse a los problemas sociales que atenazan a las minorías nómadas de Europa: la pequeña delincuencia, la pobreza y la exclusión social.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La directora reconstruye un fragmento de la historia del pueblo yeniche a través de la protagonista con imágenes de archivo de la época, de un uso extendido de la cámara al hombro, con la que se sigue continuamente a Belinda, y de la ausencia de voz narradora. Es justamente este último factor el que denota una silenciosa invitación al espectador a que se ahorre el juicio.

La duración del film, casi dos horas, logra restituir la longitud y la monotonía de los gestos cotidianos de Belinda, la pereza del fumar, el peso de una vida que pasó directamente de la infancia a la edad adulta: una infancia marcada por la separación de su hermana, que acabó en otro instituto, hasta el ingreso en el mundo de los mayores con un papel preestablecido: quedarse en casa para asistir a sus hermanos y ser una buena esposa. Precisamente en el matrimonio se centra la segunda mitad de la cinta: se relata toda la preparación, casi de manera inútilmente detallada y exasperante, si bien se logra capturar el candor de los deseos de Belinda, los de una vida conforme a los cánones de la pequeña burguesía y a las tradiciones yeniches; yéndose a vivir a una caravana, por ejemplo.

Se dedica un pequeño interludio a los antepasados de Belinda, algunos de ellos víctimas de persecuciones raciales, en un intento de recordar a uno de los muchos pueblos que tuvo que sufrir los estragos del nazismo que aun a día de hoy aparece reconocido como una minoría étnica en el seno de la Unión Europea.

A pesar del enfoque minimalista con que se aborda el tema y de que la directora haya decidido no intervenir para dejar que hablen únicamente sus personajes, los diálogos se antojan un tanto forzados: carecen de naturalidad y acentúan la presencia de una cámara que desearía ser ausente y neutra: una forma de realismo paradójicamente más agradable cuando se trata de poner en escena la ficción más que documentar la realidad. El retrato de Belinda logra emocionar sin caer en la apología de los buenos sentimientos y Marie Dumora consigue no subrayar el peso del ambiente del que provienen los personajes, integrándolos en el mundo con una operación de lo más sencilla: mostrar las diferencias para, así, invitarnos a comprenderlas.

Belinda es una producción de Gloria Films con Les films d'Ici, Quark Productions y Digital District. Su agente de ventas internacionales es Be for Films.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.