email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VISIONS DU RÉEL 2017

Retour au palais: el cine transforma la memoria en un sublime onirismo

por 

- La suiza Yamina Zoutat regresó al Visions du Réel con un viaje brutal y estéticamente grandioso por el palacio de justicia de París

Retour au palais: el cine transforma la memoria en un sublime onirismo

Retour au palais [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, primer largometraje de la directora suiza de nacimiento y francesa de adopción Yamina Zoutat, logró en el último Visions du Réel el prestigioso Sestercio de Plata a la mejor película suiza. Con su último documental, que llega tras el éxito cosechado con su mediometraje Les Lessiveuses, Zoutat nos conduce de la mano a través de los imponentes muros de una de las instituciones francesas más importantes y antiguas: el palacio de justicia de París, un lugar austero y misterioso que se transforma, bajo el prisma de su mirada, en un escenario de la vida.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Gracias a sus muchos años de trabajo como cronista judicial, Yamina Zoutat conoce muy bien el palacio de justicia de París, sus reglas, sus ceremonias y sus misterios y se mueve por las inmensas salas y los minúsculos pasillos con la destreza de un felino que busca dar caza a su presa. La cineasta filma la memoria de un pasado que le pertenece y trata de capturar con su cámara la cotidianidad que le dio de comer durante años. Con Retour au palais, la antigua periodista de TF1 se apodera del palacio de justicia y da cuenta subjetivamente de su historia, de una manera tan personal (los recuerdos, las sensaciones vividas en su labor de reportera) que se vuelve colectiva (las incontables historias, a menudo trágicas, violentas y crueles, que cuentan los acusados).

Impaciente por capturar la esencia de un lugar emblemático que en 2017 renacerá en la periferia de la ciudad, hipermoderno y tranquilizador en su funcional asepticidad, Yamina Zoutat charla con los fantasmas que habitan el inmenso edificio parisino y que se materializan en los rostros de las estatuas, a través de gestos y rituales de sus innumerables “inquilinos” o en la angustia de los acusados que esperan su veredicto. La realidad se transforma mediante la mirada de la directora en una ficción sublime. La magia de lo real, exaltado, subjetivizado y abrillantado por la antinatural pátina que lo recubre se transforma, gracias a Retour au palais, en poesía. Yamina Zoutat nos muestra, mediante el medio fílmico, lo extraordinario en lo ordinario, lo sublime en la tragedia, la espectacularización en la ritualización. A través de su última película, la ex periodista permite que lo efímero de su memoria se convierta en materia concreta y permanente.

El palacio de justicia se transforma en un inmenso teatro de la vida, un escenario en el que la existencia humana, constituida por una multitud de gestos cotidianos, es coreografiada (los guardias que caminan; los jurados que siguen escrupulosamente las directivas: qué hacer, cómo moverse; los teleoperadores respondiendo compulsivamente al teléfono) y transformada en una sinfonía (los gritos lejanos de los acusados, el ruido seco y regular de los carritos que transportan la correspondencia o el repiqueteo de la péndola), como queriendo recordarnos que, en el fondo, la realidad no es sino una representación, un sueño, un ritual. El palacio de justicia se convierte, así, en un personaje entre personajes, receptáculo de tragedias humanas tanto como símbolo de una justicia que se pretende universal. Una entidad entre lo monstruoso y lo divino, por tanto, símbolo de una sociedad en constante mutación. Una película potente que hay que ver con todos los sentidos.

Retour au palais es una producción de la suiza Elefant Films y la francesa Les Films d’Ici con Radio Televisión Suiza. Elefant Films gestiona sus ventas internacionales.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.