email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2017 Quincena de los Realizadores

Ôtez-moi d'un doute: una comedia desenfadada sobre una familia "reconstruida"

por 

- CANNES 2017: Carine Tardieu firma una historia tierna y disparatada con diálogos y personajes exquisitos, interpretados por un reparto impresionante

Ôtez-moi d'un doute: una comedia desenfadada sobre una familia "reconstruida"
François Damiens y Cécile de France en Ôtez-moi d’un doute

“Cuando uno está a punto de descubrir que el hombre al que quiere quizás no es su hermano, uno se anticipa un poco”, dice Anna, médica de provincias y mujer con un carácter bien curtido, encarnada con humor y seguridad por una formidable Cécile de France en Ôtez-moi d’un doute [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que se proyecta en la Quincena de los Realizadores del 70º Festival de Cannes. Esta es una muestra de hasta qué punto la simpática comedia de Carine Tardieu describe una situación disparatada, pero también rebosante de afecto entre los personajes, dos familias reducidas a padres y sus hijos únicos que formarán, tras una revelación desconcertante, un grupo solidario y muy conmovedor. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La historia se articula en torno a tres dúos (o casi) padre-hijo: Erwan, un artificiero y soltero (encarnado con la ternura y la cómica desorientación necesarias por el belga François Damiens), y su hija (Alice de Lencquesaing), embarazada del hijo de un Zorro desconocido con el que coincidió en un baile de máscaras; Anna (Cécile de France) y Joseph (André Wilms), su anciano padre, a quien ella siente que debe cuidar, para gran alegría de este; y Erwan y su propio padre (que tiene la mirada viva y chispeante del magnífico Guy Marchand). El simpático grupo queda completado por un detective con dotes de psicólogo que no se anda con rodeos y por un torpe sin remedio, descendiente directo de los personajes de Pierre Richard, cuya bondad sin límites le lleva a transformarse de niño descontrolado en adulto responsable.

Cuando, tras una prueba médica realizada por otros motivos, Erwan descubre que el hombre que le ha criado no es su padre biológico, se operarán absurdos juegos de sustitución en un auténtico cubo de Rubik humano, haciendo las delicias del espectador, en un espíritu desenfadado y ligero. El resultado es una conmovedora comedia que nos ofrece con cada escena diálogos brillantes, que fueron acogidos calurosamente en la sala del Teatro Croisette en el que se celebra la Quincena.

Producida por Karé Productions, Ôtez-moi d’un doute es vendida internacionalmente por SND

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.