email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

INDUSTRIA Francia

Diez películas de dibujos animados francesas se aprobaron en 2016

por 

- El balance del mercado de la animación que el CNC publicó en vísperas del festival de Annecy arroja luz sobre la producción, la financiación, la distribución y las tendencias en el sector

Diez películas de dibujos animados francesas se aprobaron en 2016
Dilili à Paris, de Michel Ocelot

A poco de que arranque el festival de Annecy (12-17 de junio), cita indispensable para los profesionales de la animación del mundo entero, el CNC publicó su tradicional estudio sobre un sector de lo más dinámico en Francia, tanto a nivel de talentos artísticos como en términos puramente industriales, yendo desde la formación (con la excelencia de renombre internacional de las escuelas francesas) hasta el ámbito laboral o el refuerzo de los beneficios fiscales (que se saldaron con el asentamiento en Francia de unos diez nuevos estudios y con la relocalización de toda una parte de la realización a cargo de varias productoras).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En cuanto al cine, diez fueron los proyectos de largometrajes de animación que fueron aprobados en 2016, por tres del año anterior: Dilili à Paris [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Michel Ocelot; La fameuse invasion des ours en Sicile [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lorenzo Mattotti
ficha del filme
]
, de Lorenzo Mattotti; Croc Blanc [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Alexandre Espigares; Petit vampire, de Joann Sfar (leer más); Funan, de Denis Do; The Tower [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Mats Grorud
ficha del filme
]
, de Mats Grorud; Kino, de Jean-Loup Martin; Les as de la jungle, de David Alaux; Drôles de petites bêtes [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Antoon Krings y Arnaud Bouron, y Zombillénium [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que Arthur de Pins y Alexis Ducord acaban de estrenar en Cannes.

A estos diez títulos con mayoría de dinero francés (siete de los cuales, por cierto, son óperas primas) hay que añadir otros siete coproducidos con Europa, concretamente Alemania, Bélgica, Italia, Luxemburgo y Suecia. El presupuesto medio queda fijado en 7,3 millones de euros y la financiación la cubren los productores franceses (37%), la participación extranjera (21,4%), las televisiones (14,7%; cinco películas coprodujo France 3 Cinéma y los derechos de otras tantas compró Canal+), las distribuidoras y agencias de ventas internacionales (porcentaje similar), las ayudas regionales (5,5%), el CNC (4,9%) y las Soficas (1,7%).

En cuanto a la distribución, 35 películas de dibujos animados llegaron a los cines franceses el año pasado, 11 de las cuales fueron estadounidenses, 10 francesas y otras 4 europeas. De media, un largometraje de este tipo se estrena en unos 346 cines en Francia (en 139 para el resto de películas). El cine de animación vendió 34 millones de entradas en Francia el año pasado (2,8 millones el francés, un 8,4% del mercado, por un 88,6% de la producción norteamericana). Por último, a escala internacional, el cine francés goza de buena salud, puesto que atrajo a 5,6 millones de espectadores el año pasado.

Habida cuenta de la lista de beneficiarios de las diferentes ayudas selectivas atribuida en 2016 por el CNC, el futuro del cine francés de animación es de lo más esperanzador. Así, cabe destacar: una ayuda a la escritura del guion de Trois contes magiques pour enfants mutants, de Alejandro Jodorowsky; sendos adelantos a cuenta de futuros ingresos para Saules aveugles, femmes endormies, de Pierre Foldes (a partir de la obra Sauce ciego, mujer dormida, de Haruki Murakami), y para Mano d'opéra, de Alain Ughetto; una ayuda a la preparación para Minuscule 2 - Les mandibules du bout du monde [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Thomas Szabo y Hélène Giraux, y ayudas al desarrollo para Slocum, de Jean-François Laguionie; Les nazis, mon père et moi, de Rémy Schaepman; Panique organique, de Pierre Volto y Marion Montaigne, y Calamity, une enfance de Martha Jane Cannary, de Rémy Chayé.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.