email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

EDIMBURGO 2017

Just Charlie: el deseo de ser aceptado

por 

- Con la cinta ganadora del premio del público en Edimburgo, dirigida por Rebekah Fortune, Harry Gilby ha debutado como actor, y su interpretación es intachable, digna de un veterano de Hollywood

Just Charlie: el deseo de ser aceptado
Harry Gilby en Just Charlie

Escrita por Peter Machen, que trabajó anteriormente con la directora Rebekah Fortune en su corto de 2012 Something Blue, Just Charlie [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
se estrenó en el Reino Unido en la sección Best of British del Festival de Edimburgo, donde ganó el premio del público. En la película, Harry Gilby ha hecho un curioso debut como actor en el papel demasiado poco representado de un adolescente que se enfrenta en secreto a la disforia de género.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Expandiendo la temática del ya mencionado corto Something Blue, la cinta gira en torno a Charlie (Gilby), un joven de grandes capacidades con un futuro brillante en el fútbol. Su padre, Paul (Scot Williams), ve en él el cumplimiento de su sueño de infancia fallido de convertirse en jugador profesional de fútbol, así que le apoya con orgullo y le guía en el camino a convertirse en la estrella que él no pudo ser. La presión se hace insoportable para Charlie, y descubrimos que está enfrentándose a una crisis de identidad que le lleva a dudar de todo en su vida, incluyendo su carrera en el fútbol. En una boda, Charlie se da cuenta de que le atraen más los tacones altos y los accesorios femeninos que su traje elegante. El cuello apretado de su camisa le ahoga, no puede respirar, y este hecho se convierte en una metáfora para la mentira opresora que ha contado a la sociedad y, sobre todo, a sí mismo. Entonces se va de la ceremonia y entra corriendo en un bosque, donde había escondido algunos vestidos que su hermana Susan (Patricia Potter) le había dado para que tirara. Cuando se quita sus ropas y se pone un vestido arrugado, por fin puede respirar y liberarse de toda la presión que ha ido creciendo en su interior. Este es un punto de inflexión para Charlie, que por fin acepta la necesidad de que su ser (femenino) interior salga a la superficie, la necesidad de que tome el control de su vida.

Just Charlie es ante todo una película sobre la aceptación. Fortune equilibra hábilmente cómo Charlie afronta su disforia de género y cómo reaccionan las personas a su alrededor: lo interior y lo exterior, lo individual y lo colectivo. Ambos aspectos están entrelazados, son inseparables. Un Harry Gilby con los ojos llorosos es el protagonista indiscutible de una escena lacrimógena en la que Charlie intenta explicar a su madre y al psicólogo que ella es invisible para los demás. Su dolor se ve recrudecido por el hecho de que su padre se siente traicionado y engañado, al igual que su abuela y sus compañeros de equipo. Charlie ya no es un niño pequeño, y los demás no parecen capaces de aceptarlo. El mejor consejo se lo da su entrenador de fútbol, que, al saber su secreto, le recuerda que “hay cosas más importantes en la vida que el fútbol”, una frase que, en su sencillez, se convierte casi en una afirmación revolucionaria.

Producida por la compañía británica Seahorse Films, Just Charlie es vendida internacionalmente por la alemana Media Luna New Films. Esta cinta graciosa, triste e inspiradora seguirá con toda seguridad su trayectoria por los festivales, que comenzó en marzo en Guadalajara, donde recibió el Premio Maguey, gracias sobre todo a la interpretación inolvidable del joven Harry Gilby.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.