email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SITGES 2017

How to Talk to Girls at Parties: unos extraterrestres en la Londres punki de los 70

por 

- El director estadounidense John Cameron Mitchell ha transformado el relato breve de Neil Gaiman en una mezcla de géneros cinematográficos tan divertida como cálida

How to Talk to Girls at Parties: unos extraterrestres en la Londres punki de los 70
Elle Fanning y Alex Sharp en How to Talk to Girls at Parties

La idea del encuentro entre unos aliens y unos punkis adolescentes del municipio londinense de Croydon en 1977 suena de lo más extravagante. Sin embargo, tal era el tema central de la historia breve de Neil Gaiman y de su adaptación a cargo de Philippa Goslett y de su director, John Cameron Mitchell. How to Talk to Girls at Parties [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, proyectada en la sección Nuevas Visiones del festival internacional de cine fantástico de Sitges, es una mezcla de un montón de ideas, figuras y géneros; por lo pronto, resulta una comedia romántica de adolescentes, una atípica comedia de ciencia ficción y algo así como un musical histórico sobre el amor juvenil y la dicotomía entre la conformidad y lo individual. Esa amalgama no debería funcionar muy bien pero, en la obra que nos ocupa, logra salir lo suficientemente airosa como para acabar siendo una experiencia cinematográfica placentera con potencial para convertirse en una película de culto en el futuro.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Nuestro protagonista, Enn (el joven actor de Broadway Alex Sharp, que debuta como protagonista frente a la cámara), pasa su tiempo editando un fancine y de juerga con sus amigos Vic (AJ Lewis) y John (Ethan Lawrence). Después de que un fallido concierto en la guarida de la reina punk Boadicea (Nicole Kidman), se pierden en su camino a la fiesta sucesiva y acaban en una casa habitada por un grupo de extraterrestres con máscaras humanas que están de misión de investigación. Aquí, Enn conoce a Zen (Elle Fanning), una chica curiosa que quiere escapar de la fiesta e investigar por su cuenta. Como se siente atraída por Enn, Zen va a terminar aprendiendo muchas cosas sobre la música, la cultura y la forma de ser de los punkis. ¡Que empiece la aventura!

How to Talk to Girls at Parties funciona tan bien en su ridiculez principalmente por su veloz ritmo, con un montón de diálogos enérgicos, y sus detalles históricos a lomos de una estética teatral. Además, contiene algunas de las bromas más graciosas del año. Sirvan de ejemplo el primer beso de Zen con una persona, seguido de un vómito; la estampa de unos aliens vestidos con abrigos con la bandera británica, como los turistas más ingenuos y estereotípicos, o la manera en que los adolescentes humanos creen que los extraterrestres forman una especie de secta californiana. Se presta mucha atención a los detalles, como a la hora de recrear el sistema de castas y la estructura social de los aliens, mediante un código de colores y soberbias secuencias de animación. La sabiduría popular de la época aparece incorporada en el guion y da fluidez a la cinta. Los actores protagonistas también hacen un gran trabajo: Sharp resulta atractivo como un punki juvenil y entusiasta, lo que encaja a la perfección con la curiosidad de Fanning.

No obstante, no todos los aspectos de la película están igual de logrados. Kidman sobreactúa como autoridad punk y su acento pasa de Cockney a Aussie en varias ocasiones. Toda la escena punk queda retratada superficialmente durante todo el metraje y reduce sus golpes a un par de clichés de lo más manido y los nombres de algunos grupos y artistas icónicos, lo que resulta extraño, ya que John Cameron Mitchell es el director responsable de una de las obras de cine punk más legendarias de todos los tiempos: Hedwig and the Angry Inch. Por último, el cambio de tono en el tercer acto, pasando de la diversión pura y dura a algo más serio, se antoja algo abrupto y predecible, en consonancia con la cómica muestra de aliens que vienen a la Tierra a estudiar. Con todo, nada de esto pesa en demasía en la película y How to Talk to Girls at Parties brindará una buena dosis de diversión y candidez a su público.

How to Talk to Girls at Parties es una producción de la estadounidense Little Punk y la británica See-Saw Films. Su agente de ventas es la británica HanWay Films.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.