email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SITGES 2017

The Lodgers: unos gemelos, una maldición ancestral y una casa encantada

por 

- El nuevo trabajo de Brian O'Malley es un relato gótico simple pero logrado sobre dos gemelos que se ven obligados a vivir (y quizás morir) según las reglas de una vieja maldición

The Lodgers: unos gemelos, una maldición ancestral y una casa encantada
Charlotte Vega y Bill Milner en The Lodgers

La 50ª edición del Festival de Cine de Sitges llegó a su fin con el estreno europeo de un drama psicológico de fantasmas con un ritmo pausado y tensiones sexuales: The Lodgers [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigido por Brian O'Malley (conocido por su anterior trabajo, la cinta de gore y terror Let Us Prey) y escrito por David Turpin (que debuta como guionista). Esta historia gótica, que resulta más escalofriante y ominosa que terrorífica, tendrá más éxito entre los aficionados al cine de género con gustos más cercanos al arte y ensayo, y no tanto entre los puristas. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Irlanda, poco después de la Primera Guerra Mundial. Dos gemelos a punto de llegar a la edad adulta, Rachel (interpretada por la actriz anglo-española Charlotte Vega, conocida por Mi otro yo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Isabel Coixet
ficha del filme
]
) y Edward (Bill Milner, Operación Anthropoid [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
), viven en una enorme y destartalada mansión según una serie de reglas impuestas por criaturas fantasmagóricas y explicadas a través de una espeluznante nana que sirve de banda sonora. Tienen que estar en la cama antes de medianoche, nunca pueden dejar entrar a un desconocido, y si uno de los dos se va, el otro morirá. Esta situación tiene, como es de esperar, connotaciones más profundas, pues sus padres se suicidaron juntos, al igual que varias generaciones antes de ellos, a lo largo de los 200 años desde que la familia llegó desde Inglaterra, guardando un terrible secreto.

Mientras que Edward obedece las reglas y nunca deja la casa debido al trauma que vivió hace años, Rachel, que está experimentando su despertar sexual, quiere superar la situación y explorar el mundo. Sean (Eugene Simon), un veterano de guerra de un pueblo cercano que perdió su pierna en una batalla, muestra un gran interés por ella, y Rachel piensa marcharse con él. La inesperada visita del abogado de la familia (David Bradley) para anunciar que el fondo fiduciario está vacío y que los gemelos tendrán que vender la casa para pagar sus deudas desencadenará una serie de eventos, tanto terrenales como sobrenaturales. 

Vega proyecta una gran confianza en su interpretación, canalizando la tensión de su despertar sexual y todas las dificultades que conlleva ser la mayor de la casa, mientras que Milner es lo suficiente taciturno como para convencer como el hermano tímido y obediente. La química entre Vega y Eugene Simon es lo suficientemente fuerte como para que nos creamos esta historia de amor juvenil, y la desilusión de Sean con el mundo y su condición de marginado y traidor entre sus convecinos son probablemente los puntos más sólidos de la trama, que retrata con eficacia el espíritu de una época y un lugar. Sin embargo, el guion de Turpin deja que desear en lo que concierne al desarrollo de los personajes.

Pero este guion, deliberadamente simple, es compensado por la dirección de O'Malley, que crea una atmósfera horripilante aprovechando al máximo los suaves movimientos de cámara del director de fotografía Richard Kendrick y el montaje mesurado de Tony Kearns, llegando incluso a elevar elementos del diseño de producción, como la casa y las aguas amenazadoras, hasta el nivel de personajes de carne y hueso. La vieja, hermosa y decadente mansión, con sus chirridos y su inmensa escalera de madera, es supuestamente una casa encantada en la vida real, mientras que el agua en la que viven las criaturas fantasmales, que emergen desde abajo y suben al techo, ha sido tratada con unos impresionantes efectos especiales, todo lo cual convierte a The Lodgers en una cinta imprescindible para los aficionados al cine de terror gótico. 

The Lodgers es una producción irlandesa  de Tailored Films, Epic Pictures Group, Point .360 y Bowsie Workshop, con la contribución del Irish Film Board. Epic Pictures Group se encarga de las ventas internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.