email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SITGES 2017

Hagazussa: A Heathen’s Curse: la bruja de los Alpes a finales de la época medieval

por 

- Esta película, con un clima aterrador y de tensión psicológica y una fotografía sorprendente, es un buen debut cinematográfico del director Lukas Feigelfeld

Hagazussa:  A Heathen’s Curse:  la bruja de los Alpes a finales de la época medieval

En los últimos años, el terror ha demostrado ser más que un género trivial y se ha ganado su lugar artístico legítimo. Guillermo del Toro ganó el León de Oro en Venecia por La forma del agua, ¡Madre!, del director Darren Aronofsky generó controversia entre los críticos de cine, y la nueva película de Lars von Trier, The House That Jack Built, que se estrenará el próximo año, también es de terror. Por lo tanto, es razonable pensar que esta tendencia por las películas de terror con una visión artística más ambiciosa seguirá creciendo.  Se puede decir que todo comenzó con La bruja, la primera película de Robert Eggers como director. En Hagazussa: [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
A Heathen’s Curse [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
del director Lukas Feigelfeld, estrenada simultáneamente en el CPH, el London Film Festival y en la sección Night Visions One de Sitges, se pueden apreciar similitudes con la película de Eggers en cuanto a la narrativa y el estilo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película está ambientada en el siglo XV, en una zona de bosque apartada en los Alpes de Austria.  Una jovencita llamada Auburn (Celina Peter) y su madre que está enferma (Claudia Martini) viven en una cabaña en las afueras de un pueblo.  La gente del pueblo las trata con desprecio y las llama brujas (el título de la película es un término antiguo que significaba bruja o mujer demonio). La joven ve cómo su madre se está muriendo en frente de ella por causa de una peste, lo cual le generará un trauma para el resto de su vida.

Veinte años más tarde, Auburn (ahora interpretada por Aleksandra Cwen, una fuerza de la naturaleza) aún vive en la misma cabaña, con su hija pequeña, arreando cabras y produciendo leche y queso.  Los vecinos del pueblo la siguen maltratando, incluso el cura.  La única mujer que es amable con ella (Tanya Petrovsky, perfecta para el papel) resulta ser una persona con intenciones malvadas, que lleva a Auburn al borde de la locura, haciéndole cometer actos inimaginables.

Si bien hacer una comparación con La bruja puede parecer un análisis superficial, ambas películas tienen elementos en común que no se emplearon de forma casual: un ritmo lento, un ambiente inquietante, y un mensaje de fondo de fortalecimiento de la mujer logrado a través de la humanización de las temáticas.  Sin embargo, mientras que toda la película de Eggers gira en torno al paradigma de tiempo y lugar, que también tiene un papel importante en Hagazussa (la gente del pueblo está convencida de que las brujas existen y que los judíos son los portadores de la plaga), la película filmada en Alemania y Austria se centra en el aspecto psicológico de los personajes. Trata problemas que se presentan en situaciones de soledad, como el delirio, la tensión en sus distintas manifestaciones, entre ellas la sexual, y la enfermedad mental.

Con diálogos escasos, Aleksandra Cwen tiene la difícil tarea de interpretar a Auburn de una manera realista, y logra hacerlo solo con su expresión facial y su gran presencia escénica.  El marco escénico de Hagazussa tiene una gran importancia. Los Alpes fueron filmados por el cinematógrafo Mariel Baqueiro con una paleta de colores limitada de tonos marrones naturales y verdes, que por un lado destacan su belleza natural, y por otro, reflejan las dificultades de vivir en la zona.  Algunas de las imágenes más llamativas, como la secuencia bajo el agua, la escena donde ordeñan la cabra con un tinte erótico, entre otras, quedarán grabadas para siempre en la memoria del espectador.  La música con notas de pedal compuesta por el grupo de música MMD también contribuye al ambiente general de la película.

Cuesta creer que Hagazussa:  A Heathen’s Curse fue realizada por un estudiante. De hecho, parte de la película fue financiada colectivamente, y es un trabajo de posgrado del prometedor director Lukas Feigelfeld, quien nació en Austria y reside en Berlín.  Hagazussa no es simplemente una película con un debut asegurado, sino una película de autor con una visión clara  que podría llegar a convertirse en un hito del cine de terror popular de autor.

Hagazussa:  A Heathen’s Curse fue producida por Retina Fabrik y DFFB.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por David Aquino)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.