email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2018 Panorama Dokumente

Crítica: When the War Comes

por 

- BERLÍN 2018: El primer largo documental del checo Jan Gebert, que trata sobre un grupo paramilitar eslovaco, resulta aterrador en muchos aspectos aunque poco innovador

Crítica: When the War Comes

Si hay un tema que los documentales europeos han abordado últimamente y seguirán abordando durante años, es el ascenso de la ultra derecha y el neo-nazismo en el centro de Europa. Es un asunto que también se deja entrever en otras películas, como por ejemplo en los documentales basados en hechos reales sobre refugiados y en las obras de carácter político. El primer largometraje documental de Jan Gebert, When the War Comes [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, se concentra más directa y específicamente en este tema, relatando la historia de un grupo en concreto.  Esta película se ha estrenado recientemente en la Berlinale, en la sección Panorama Dokumente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Slovak Recruits (Reclutas Eslovacos, en castellano) es un grupo paramilitar formado principalmente por adolescentes y liderado por Peter Švrček, un joven aparentemente normal que acaba de graduarse. Cuenta con el apoyo de su madre, tiene novia y un coche nuevo; pero los fines de semana, en traje de campaña, con armas falsas, la bandera eslovaca y la bandera de su grupo, se dedica, junto con sus dos “oficiales” de confianza, a entrenar a nuevos reclutas en los bosques eslovacos.

En la primera escena de las maniobras paramilitares, los vecinos de la zona llaman a la policía, atemorizados al ver a un grupo de hombres con armas automáticas. Peter, con su sonrisa y encanto personal, consigue resolver la situación no recibiendo más que una simple reprimenda por llevar simbología de Eslovaquia y uniformes no oficiales. Al final, se dan la mano y la policía le desea buena suerte.

El método de entrenamiento de Peter es como el de un verdadero campamento militar: órdenes, miedo y obediencia. Los reclutas están impresionados, especialmente el joven Adam, que no parece tener más de 16 años, y que es ascendido rápidamente gracias a su celo y dedicación.

Pero lo más aterrador sobre este grupo de jóvenes de uniforme que se pasean por las plazas de los pueblos con simbología nazi, como ocurría en Eslovaquia cuando ésta no era más que un estado títere durante la Segunda Guerra Mundial, es cómo el sistema no es capaz de lidiar con ellos mientras no actúen en contra de la ley. Aparte de estas carencias, existe también una silenciosa tolerancia a estos peligrosos comportamientos. Somos conscientes de que, desgraciadamente, las autoridades no asumirán su responsabilidad mientras sigan en política hombres como Robert Fico y sus homólogos de Hungría, República Checa o Polonia. La película ha sido coproducida por una compañía de Croacia, un país que también se enfrenta al ascenso de la ideología neonazi.

Slovak Recruits es uno de tantos síntomas del declive de la civilización, pero Peter supondrá una amenaza aún mayor al entrar en política, lo que conseguirá inevitablemente gracias a su carisma y liderazgo.  Solo hay que ver cómo él y sus cómplices abogan por el “pan-eslavismo” junto con moteros rusos y bielorrusos del infame club Night Wolves. También da en una ocasión un discurso tan inspirador como nacionalista en un colegio de primaria, al que el director del centro no se opondrá.

When the War Comes es una coproducción de Pink (República Checa), Hulahop (Croacia), y HBO Europe.

(Traducción del inglés por Pedro Andueza González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.