email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2018 Panorama Dokumente

Crítica: Central Airport THF

por 

- BERLÍN 2018: Karim Aïnouz sitúa su cámara en un antiguo aeropuerto berlinés convertido en parque de ocio y centro de acogida de refugiados para ofrecernos una obra espléndida y poética

Crítica: Central Airport THF

El brasileño Karim Aïnouz está fuertemente influenciado por Europa y por Berlín, en particular. En la ficción Praia do futuro [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, que compitió en el gran festival alemán en 2014, su manera única de retratar los temas principales, el mar y los paisajes urbanos de la capital alemana, conmovió por su elegancia subjetiva, por el amor que desprendía. Su mirada pura de artista de cine y su potente delicadeza (oxímoron puesto a prueba en cada plano) también se perciben en el documental Central Airport THF [+lee también:
tráiler
entrevista: Karim Aïnouz
ficha del filme
]
, una coproducción germano-franco-brasileña proyectada en la sección Panorama Dokumente de la Berlinale.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película se ha rodado en el antiguo aeropuerto berlinés de Tempelhof, antaño orgullo de Hitler, y ahora convertido en un parque de ocio que cuenta con pistas de ciclismo y de deportes extremos donde los berlineses van a divertirse a diario. Mientras tanto, en el barracón de al lado, los refugiados que esperan su permiso de residencia ven pasar los días en un tablero de cuartos pequeños separados por paredes finas. La fotografía aprovecha el monumental decorado que alberga esta puerta de entrada a Europa, donde suenan un mosaico de lenguas extranjeras (árabe, ruso, etc.), para subrayar tanto la inmensidad de esta "tierra de nadie", como la paradójica estrechez de este lugar utilizado para circunscribir a los seres humanos que lo habitan (sus habitantes temporales deben pasar por el detector de metales para salir pero no para entrar).

Mientras se suceden las imágenes (maravillosamente compuestas, duras de contemplar y cargadas de una melancólica poesía existencial) y asistimos a la vida cotidiana en el centro de acogida (al trabajo de los médicos, profesores de alemán y asistentes sociales; a los anuncios de los altavoces, precedidos de ese ding-dong tan reconocible para los habituados a viajar en avión), la voz cansada de un joven exiliado de un país que ya no existe, evoca dulcemente en árabe, sus recuerdos y sensaciones, el paso del tiempo durante esta larga espera y el futuro incierto. Este cuasi poema en prosa, recitado como si leyese a T. S. Eliot, es un elemento más de un paisaje auditivo tan extraordinario y cautivador como las imágenes. Una obra de arte en sí mismo, con sus voces, sus alientos, su sonido de campana recurrente y sus intensos momentos musicales, cuyas vibraciones llegan al espectador por el suelo, para después subir hacia su pecho.

El documental Central Airport THF capta con una elegancia incuestionable cosas que serían indescriptibles sin esa fotografía y ese diseño sonoro únicos, que se salen de la inmensidad de lo real, un espacio donde se cruzan la fugacidad y la permanencia, un fragmento impactante de Europa donde el viento y espacio se estrechan y se dilatan simultáneamente.

Central Airport THF ha sido producido por la compañía berlinesa Lupa Film en coproducción con tres compañías brasileñas y la parisina Les Films d'Ici. La agencia francesa Luxbox se encarga de las ventas internacionales.

(Traducción del francés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.