email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LECCE 2018

Crítica: Broken

por 

- Edmond Budina regresa seis años después de Balkan Bazar con un retrato despiadado de la Albania actual, devastada por la corrupción política, la contaminación medioambiental y la pérdida de los vínculos afectivos

Crítica: Broken

Albania ha sufrido, en estos últimos veinte años que separan la dictadura y el liberalismo más desenfrenado, una transformación radical que la ha llevado a una pérdida progresiva de valores y de la propia identidad: un país irreconocible para las viejas generaciones, dominado por una corrupción feroz y por el desmantelamiento de los vínculos afectivos. Esto es lo que cuenta, de manera dramática, Broken [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, el nuevo largometraje de Edmond Budina, presentado como evento especial en el al 19° Festival de cine europeo de Lecce. Rodado en apenas tres semanas y media entre Italia, Albania y Macedonia, el tercer film del director albanés, afincado desde hace muchos años en Italia, es un grito alarmado sobre el estado de un país a la deriva, donde los políticos no piensan más que en el beneficio personal, los trabajadores carecen de derechos y el medio ambiente aparece envenenado por los residuos tóxicos. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Las dos Albanias, la vieja y la nueva, aparecen aquí encarnadas en las figuras de un padre y un hijo: Jani, de unos 60 años de edad, interpretado por el mismo Budina, y Andi, encarnado por Laert Vasili. Recién salido de la cárcel después de una pena (tal vez injusta) en Ancona (Italia), Jani toma el ferry que lo lleva de vuelta a su país de origen, Albania, después de tantos años. Una vez en Tirana, su desorientación es total. Su mujer ha muerto, han vendido su casa y su hijo, que nunca lo fue a ver en sus años en prisión, se ha convertido en un político influyente, sin afecto alguno. A Jani no le queda más que su amigo Marko (Nikolla Llambro). Después de rechazar la “caridad” de Andi, que se apresura en ponerle en las manos las llaves de una casa y el dinero para comer (basta que este padre ex convicto no le cree problemas de imagen), Jani decide abandonar la ciudad y regresar a su pueblo natal, acompañado por Marko. Lo que allí encontrará no será mucho mejor: una tierra totalmente destrozada, llena de residuos al aire libre, donde los niños no pueden respirar más que veneno.

“En Albania no no se habla casi nunca de los problemas del país. Con esta película, en nuestra pequeña medida, intentamos alzar la voz”, afirma Budina, que además de ser director y actor, fundó el Partido Democrático de Albania (“nuestro sueño era derrotar la dictadura y crear un mundo democrático y bello, donde todos pudieran ser felices”, recuerda). Uno de los momentos más amargos de la película es justamente cuando Jani, obcecado en denunciar las irregularidades cometidas en su pueblo, se topa con un grupo de periodistas que primero hacen como que lo escuchan y luego se ríen de él sin piedad. Jani se encuentra solo en su lucha contra la inmoralidad de sus viejos amigos y contra su propio hijo, principal responsable de la presencia de esa basura contaminante entre los habitantes. En el retrato de Budina no hay consuelo ni esperanza; el único contrapunto es la ironía con que mira a un grupo de ancianos que se solazan con algún desnudo casto, a cargo de Gladiola Harizaj, que en el film interpreta a una madre soltera de pasado oscuro que Jani acoge en su ruina. Se trata, pues, de un drama intenso, rodado completamente con luz natural ("una elección ética") y embellecido con sus eficaces interpretaciones (doliente la de Budina, glacial la de Vasili) y encuadres que buscan evitar en todo momento la banalidad.  

Broken es una coproducción entre Albania, Italia y Macedonia de A.B.Film, Revolver y KTFilm&Media, con el apoyo de los ministerios culturales de los tres países. La cinta, que ya se ha estrenado en Tirana, llegará a los cines italianos en mayo.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.