email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LECCE 2018

Crítica: Respiri

por 

- El primer largometraje de Alberto Fiorillo, presentado como evento especial en el festival de Lecce, es un complicado thriller psicológico, con un Alessio Boni que actúa movido por una grave pérdida

Crítica: Respiri
Pino Calabrese y Alessio Boni en Respiri

Visto recientemente en La ragazza nella nebbia [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, de Donato Carrisi, Alessio Boni vuelve a prestar rostro a un controvertido y ambiguo personaje de thriller en Respiri [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, primer largometraje de Alfredo Fiorillo, presentado como evento especial en el 19° Festival de cine europeo de Lecce entre los días 9 y 14 de abril. Se trata de una complicada historia de fantasmas, ambiciosa, exigente y visualmente meritoria de la que, sin embargo, uno sale un poco desorientado y con demasiadas preguntas en la cabeza. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En las orillas del lago de Iseo, una suntuosa villa de estilo liberty encierra fantasmas, oscuras presencias y recuerdos dolorosos para Francesco (Boni), un apuesto ingeniero de unos 40 años de edad que tiene una hija pequeña y pelirroja llamada Elisa (Eleonora Trevisani). La villa pertenece a su familia y allí regresa al cabo de muchos años, con la niña, presa de tormentos e inquietudes sin nombre. ¿Qué le ha ocurrido? ¿Por qué ha tomado la decisión de retirarse en esa casa desierta y semiabandonada? ¿Quién se encuentra tras la puerta, sobre la cama, junto a un respirador que oímos resonar en todo el edificio? ¿Y por qué Francesco no permite que ninguno entre en esa habitación? Los interrogantes son muchos y a medida que la película avanza, en lugar de disminuir, se multiplican de manera exponencial, hasta que solo en los ultimísimos minutos se nos ofrece una explicación parcial.

Una mayordoma (Milena Vukotic), un guardián (Pino Calabrese), una enfermera (Eva Grimaldi), un viejo pariente (Lino Capolicchio) y una fascinante amiga de la infancia (la actriz ucraniana Lidija Liberman) son otras figuras que aparecen y desaparecen, reales o imaginarias, entre habitaciones y pasillos de la casa, lugar único de este viaje mental de atmósfera gótica. Alessio Boni es un intérprete de espesor que aquí se empeña en restituir, arriesgando más allá del naturalismo, las inquietudes y la bipolaridad del protagonista. El set es especialmente propicio para el actor lombardo, visto que creció justamente cerca de donde se encuentra en realidad la villa del film, en Sarnico (Bérgamo). Cabe señalar también el precioso toque que aporta la música, siempre eficaz, de Teho Teardo (Díaz [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Daniele Vicari
ficha del filme
]
e Il gioellino [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, entre otras).

Respiri es una película difícilmente clasificable, fruto de una operación personal y libre”, explica el director, autor de anuncios y programas de televisión que, aquí, firma también el guion junto a su productora, Angela Prudenzi. “Todo nace de una pregunta muy sencilla: ¿hasta dónde aceptamos convivir con el dolor? Es un sentimiento que todos conocemos pero no siempre sabemos afrontarlo, entenderlo y aceptarlo”. El punto de partida es interesante pero su desarrollo, sus repeticiones y su intención de forzar el suspense y motivar ciertas acciones dificulta la participación plena del público. 

Respiri es una coproducción italo-polaca entre L’Age d’or, propiedad del cineasta, y Agresywna Banda. Europictures la estrenará en los cines italianos el 7 de junio.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.