email print share on facebook share on twitter share on google+

CANNES 2018 Un Certain Regard

Crítica: Les Chatouilles

por 

- CANNES 2018: Un enfoque original al asunto del trauma en adultos a causa de agresiones sexuales durante la niñez en una película un tanto problemática dirigida por Andréa Bescond y Eric Metayer

Crítica: Les Chatouilles
Andréa Bescond en Les Chatouilles

Tras un gran éxito en los teatros franceses, Les Chatouilles [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Andréa Bescond y Eric Metayer, dio un salto a ciegas hacia la adaptación al cine, una apuesta arriesgada que no fue un gran éxito cuando se estrenó en la sección Un Certain Regard de la 71ª edición del Festival de Cannes. Una difícil acogida relacionada con un choque entre el tema de la película (una bailarina lucha por librarse de los demonios de su niñez: el abuso sexual cometido por un amigo de la familia desde que tenía ocho años) y su forma (un incesante ir y venir entre la vida adulta de la protagonista y el periodo traumático, con versiones imaginadas de lo que podría haber pasado, todo a través del prisma de las sesiones de psicoterapia). 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La estilización excesiva de una producción que está lejos de los cánones del cine de autor presentes en la Croisette –evidentemente diseñada para tratar de atraer a la mayor cantidad de público posible por lo que se refiere a su temática (los efectos devastadores de la manipulación pedófila sobre la personalidad de la víctima)– en un primer momento resultó en la fuga de espectadores en la proyección, y requiere una buena dosis de tolerancia antes de que puedan percibirse sus efectos positivos. Sin embargo, la historia en sí misma es dramática y en absoluto supone un tratamiento despreocupado del tema.

Odette tiene sólo ocho años cuando Gilbert (Pierre Deladonchamps), un hombre casado y padre de tres hijos, empieza un juego infame que continúa silenciosamente durante muchos años, con la más completa impunidad, aprovechándose del control que tiene sobre la niña y de la credulidad de sus padres (Karin Viard y Clovis Cornillac), que son amigos muy cercanos de la familia. Es un ciclo infernal del que Odette espera escapar yendo a estudiar al Conservatorio Nacional de Danza de París, pero que en definitiva continuará hasta que crece y su depredador pierde interés, y que mantendrá completamente en secreto durante mucho tiempo. Un silencio que no dejará de tener sus consecuencias para la mujer y bailarina profesional (la propia Andréa Bescond), manifestándose en conducta adictiva, violencia explosiva, intentos de escapismo en el turismo extranjero y en el profundo desasosiego que le produce que las palabras puedan ir escapándose de forma gradual hasta el punto de revelar la verdad a sus padres y provocar que tenga que enfrentarse a su antiguo torturador. 

Salpicada de escenas de danza en solitario o en grupo, sesiones de psicoterapia (Carole Franck), un encuentro romántico con un osteópata (Gregory Montel) y excursiones parisinas junto a su amiga de la infancia convertida en traficante (Gringe), Les Chatouilles se ve algo afectada por el uso excesivo de efectos en su apariencia de producto prefabricado. Sin embargo, aquellos que escojan confiar en ella, podrían emocionarse con alguno de sus momentos más conmovedores y la salvaje energía de su directora e intérprete.

Les Chatouilles ha sido producida por Les Films du Kiosque, y Orange maneja sus ventas internacionales.

(Traducción por Marta Quirós)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.