email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2018 Quincena de los Realizadores

Crítica: En liberté !

por 

- CANNES 2018: La película de Pierre Salvadori, además de estar repleta de escenas de acción vertiginosas y sobre todo de presentar de forma muy inteligente los relatos, hace llorar de risa a su público

Crítica: En liberté !
Damien Bonnard y Adèle Haenel en En liberté !

La eficacia cómica de En liberté ! [+lee también:
tráiler
entrevista: Pierre Salvadori
ficha del filme
]
es tal que incluso después de su proyección, nos cruzábamos en los pasillos con los asistentes al festival que seguían partiéndose de risa. Pierre Salvadori nos ofrece con esta película una experiencia de cine fantástica que se estrenó en la 50ª Quincena de los realizadores del 71° Festival de Cannes en un estado de alegría colectiva bastante especial. No significa que la película tenga la cualidad de ser tronchante por sí sola (lo que, de por sí, no estaría mal): su exuberancia, que se encuentra en sus numerosas escenas de acción, al mismo tiempo estrambóticas y vigorosas (los especialistas en efectos sonoros se han entregado en cuerpo y alma), se da gracias a un guion diabólicamente bien realizado y una puesta en escena divertida, pero realista.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Entramos en la película por una puerta que la policía va a derrumbar un segundo después. Le sigue una escena de pelea al estilo de las películas americanas de polis de los años 70 (con créditos en letras grandes amarillas) en la que vemos una salida estrepitosa por la ventana, Jean Santi (Vincent Elbaz), un héroe difunto a partir de entonces que se verá convertido en estatua en una plaza de la ciudad. Ha dejado tras él a un hijo y una viuda, que también es policía y la narradora de la escena que acabamos de presenciar, historia en la que maquilla los hechos para el pequeño. Esta irrupción de los policías se repetirá varias veces durante la película, cada vez de una forma diferente, según el humor de Yvonne (Adèle Haenel). 

Todo se reduce a que descubre que su marido en realidad era un corrupto, que condenó a diez años de cárcel a un inocente en un robo de joyas: Antoine (PIo Marmaï), que justamente sale de prisión. Deseosa de reparar el error de Santi, a escondidas de su colega y al mismo tiempo tierno amigo Louis (Damien Bonnard), se pone a seguir a Antoine, que se ha convertido en un loco excéntrico incontrolable con una fuerte tendencia a arrancar orejas con los dientes. Luego empieza a intimar con él bajo el nombre de Louise, una prostituta y él se enamora de esa mujer que le mira menos asombrada que su compañera fantasiosa que le ha esperado pacientemente mientras que estaba en prisión (Audrey Tautou) pero que ya no le reconoce, independiente de cómo se cuente la historia.

"La única vez en la que he dicho la verdad, tú no me has creído" es lo que dice Yvonne en un momento determinado. El motivo de la puesta en escena, que se repite durante toda la película, y de la verdad que fluctúa en función de la mirada que ponemos sobre ella y de la manera en que nos la contamos, está en realidad en el fondo del relato y profundidad. El dispositivo, extremadamente ingenioso, también tiene la ventaja, creando paralelismos agradables entre los personajes, de cubrir la película en su conjunto con un velo de indulgencia y de optimismo bonachón. Esta inteligencia y amabilidad, añadidas a los diálogos hilarantes ("De verdad que quería matarme"/"¿No lo dices para hacerme sentir bien?"...), forman parte de una dosis sutil de un humor alejado de lo grosero, y ejecutado de manera brillante e irresistible. Esa escena donde todos los clientes del club sadomaso "Maman travaille” (“Mamá trabaja"), detenidos en una redada, hacen su declaración en la comisaría a través de los vocoders integrados en las capuchas de sus trajes de látex negros es uno de los muchos ejemplos de esto en la película.

La producción de En liberté ! corrió a cargo de Les Films Pelléas, France 2 Cinéma, CN6 Productions y Chaocorp. De las ventas internaciones de la película (que se puede disfrutar a nivel universal ya que su humor no se limita a lo local) se encarga mk2 films.

(Traducción del francés por Begoña Carrasco González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.