email print share on facebook share on twitter share on google+

CANNES 2018 Un Certain Regard

Crítica: In My Room

por 

- CANNES 2018: El contendiente de Ulrich Köhler en el Un Certain Regard es un drama romántico post-apocalíptico que atrapa el interés del espectador sin recurrir a un virus asesino o zombis

Crítica: In My Room
Hans Löw en In My Room

Si existe alguna lógica divina en el seleccionar a un perdedor infantil de 40 años de edad como el único sobreviviente del apocalipsis, entonces los dioses del universo de Ulrich Köhler lo mantienen como un secreto. Armin (Hans Löw), la versión alemana de “el último hombre vivo” sobrevive a un evento sin explicación que hace desaparecer a todos excepto a los camarógrafos más incompetentes. Armin, solitario y abatido, es mucho menos encantador que el personaje de Charlon Heston, y en lo que respecta a una aventura post-apocalíptica, lo tiene mucho más fácil. En lugar de perversos mutantes, la única cosa que le da problemas a Armin mientras restaura diligentemente la civilización a su domicilio rural son algunos perros y su gallinero.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

In My Room [+lee también:
tráiler
entrevista: Ulrich Köhler
ficha del filme
]
, el contendiente de Köhler en la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes, es un drama romántico que atrapa la atención del espectador sin recurrir a un virus asesino, zombis o a mutantes tóxicos. Resulta entretenido ver a Armin transformarse de un inútil flácido y llorón a un survivalista capaz de construir una casa, generar electricidad y dominar la cría de animales y la agricultura. Su nueva vida, rica en naturaleza y propósito, es menos una pesadilla y más un sueño hecho realidad.

Expandiendo el realismo mágico que vimos al final de su filme, Sleeping Sickness [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ulrich Kohler
ficha del filme
]
, Köhler nos invita a especular sobre un mundo de libertad absoluta amenazado solo por nuestra necesidad de otros. Antes del apocalipsis, Armin tiene muchas deudas pero es muy perezoso como para hacer algo al respecto. Un encuentro de una noche termina torpemente cuando Armin le insiste de manera poco romántica que la chica (Emma Bading) que trajo a su miserable apartamento, que se lave los dientes antes de tener relaciones. Luego la noticia de la mala salud de su abuela le llega como si se tratara de una señal o un aviso. Él se queda junto a ella en el hogar familiar que fue invadido por la nueva novia de su padre (Michael Wittenborn), Lilo (Katharina Linder). Lo inevitable ocurre y Armin, llorando la muerte de su amada abuela (Ruth Bickelhaupt), conduce hasta un punto popular a la orilla del río para embriagarse mientras observa los botes de fiesta que flotan en el río. Despierta en un mundo sin gente. Vehículos abandonados, pequeños coches, bolsas de compras regadas y otros vestigios de civilización que ensucian las calles (vale la pena resaltar el gran trabajo de los diseñadores de producción: Jochen Dehn y Silke Fischer). Y así, la aventura comienza.

Resulta que también hay una mujer superviviente llamada Kirsi (Elena Radonicich) quien un día aparece de la nada en una destartalada camioneta de acampar. Aunque son capaces de tener una aventura romántica, estos dos son personas completamente diferentes y no están destinados a ser como Adán y Eva. Kirsi se niega a traer niños a “este horrible mundo”, aunque el último hombre de la tierra lo ame. Es un final agridulce para una aventura romántica que nos deja con la pregunta de qué podría ocurrir ahora en el nuevo mundo de Armin.

La cinematografía de Patrick Orth es sobria y realista, como lo ha sido en todas sus colaboraciones con Köhler. Además, el excelente diseño de sonido de Johannes Grehl agrega capas de misteriosa soledad a un escenario post-apocalíptico inusualmente verde.

El cuarto largometraje de Köhler fue producido por Pandora Filmproduktion y coproducido por Echo Film de Italia y por Komplizen FilmWestdeutscher RundfunkARTE Production Company de Alemania.

(Traducción del inglés por Javier Campos)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.