email print share on facebook share on twitter share on google+

CINEMA JOVE 2018

Crítica: #Seguidores

por 

- La segunda película de Iván Fernández de Córdoba, rabiosamente independiente, analiza la dictadura digital contemporánea

Crítica: #Seguidores
Jaime Olías y Sara Sálamo en #Seguidores

Se estrena mundialmente en la edición número 33 del festival Cinema Jove de Valencia #Seguidores [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, segundo largometraje del levantino Iván Fernández de Córdoba (nacido en la ciudad de las fallas en 1989), quien debutó en este formato en 2015 con Cruzando el sentido y ha rodado tres cortometrajes. Interpretado por Sara Sálamo (a quien se pudo ver en Como la espuma [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, de Roberto Pérez Toledo, y en la producción española de Asghar Farhadi que inauguró el pasado Festival de Cannes, Todos lo saben [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
), Jaime Olías, Rodrigo Poisón, María Almudéver, Norma Ruiz y Aroa Ortigosa, y con guion del propio director escrito junto a Sergio Serrano Rovira, el film transita por varios géneros, desde el suspense y la fábula hasta la crítica social, con una estética entre lo publicitario y lo onírico.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La trama presenta a una pareja de jóvenes influencers –Sara y Erik– que inicia una aventura en plena naturaleza con el propósito de publicar todos y cada uno de sus movimientos en las redes sociales: la tiranía del like da sentido a sus actos. Tras sufrir algún incidente propio de un animal fuera de su hábitat habitual, en ese paseo por el lado menos tecnológico de la vida se toparán con otra pareja heterosexual, más madura y con una manera de enfrentarse a la existencia diametralmente opuesta, pues ésta sigue siendo –¿anacrónicamente? – analógica. 

La confrontación y rivalidad entre los cuatro personajes aporta los momentos más logrados, criticando los extremismos y, en su parte final, rozando el terror, pues el argumento avanza hacia el mal rollo sacando partido a los escenarios boscosos de Navarra donde se ha rodado, para desembocar en algo cercano a la pesadilla y el desencanto.

Con una independencia absoluta en la producción, la película se erige en retrato de una manera de mirar el mundo donde el look es la ley, el wifi tan necesario como el aire y la exposición de la vida propia y ajena el motor vital. Ello conlleva, como vemos cada día, violación de la intimidad, dependencia tecnológica y algo parecido a la estupidez generalizada.

#Seguidores es una producción de Nautilus Films & Projects y SinMuros Films.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.