email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2018 Sconfini

Crítica: La última lección

por 

- VENECIA 2018: El director francés Sébastien Marnier presenta su nueva película, un thriller con matices apocalípticos en el que se ven envueltos los alumnos de un colegio

Crítica: La última lección
Laurent Lafitte y los jóvenes autores de La última lección

La primera escena nos prepara para lo que vamos a presenciar después: una extraña forma de unir la banalidad con la tragedia, la continuidad con la intermitencia. En una clase silenciosa se examinan unos cuantos alumnos, solo se oye el ruido de los folios. y, de repente, el profesor, que observa las cabezas inclinadas de los concentrados estudiantes, se tira por la ventana. Un acto fatal cuyo motivo será un misterio más de la incesante intriga a la que nos vemos enfrentados. Sébastien Marnier, más conocido por su obra literaria, presenta su segundo largometraje, La última lección [+lee también:
tráiler
entrevista: Sébastien Marnier
ficha de la película
]
, seleccionado en Venecia en la ecléctica sección Sconfini, donde el espectador se ve inmerso en una ambiente peculiar e interesante, vagando inquieto, porque más allá de algunos momentos destacados, la trama no ofrece una linealidad concreta, sino elementos que se suceden sin explicación alguna.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
series serie

El hilo conductor de la película es la investigación sin rumbo que Pierre (Laurent Lafitte), el sustituto del profesor defenestrado, lleva a cabo y en la que recopila las extrañas y violentas situaciones que acontecen en su clase de superdotados. Espiando a sus alumnos descubrirá los inexplicables rituales que celebran (y graban con el móvil). En estos momentos en los que predomina el silencio, nos enfrentamos de lleno con el impermeable universo en el que viven estos alumnos. Siempre desde el subjetivo punto de vista de Pierre, un hombre que se considera todavía joven (tiene cuarenta años, doctorando, con tatuajes que le dan aspecto juvenil…), pero que se encuentra con un abismo cultural al toparse con una nueva generación para la que el DVD es ya “vintage”.

Marnier nos hace ver claramente, a través del joven profesor, este cisma generacional que no crea más que incomprensión y fronteras. El director quiere hablarnos de esta nueva generación, los adolescentes de hoy en día, representados a través de estos superdotados tan “diferentes”. Parece que nos les queda nada por aprender, que no tienen expectativas, pero, ¿cómo podrían tenerlas? Viven una época aterradora plagada de catástrofes ecológicas y en la que los adultos, artífices de tal herencia, tienden a banalizar los problemas para que al final les resulte más fácil ignorarlos. Tanto el amigo de Pierre como los otros profesores niegan los extraños acontecimientos que se suceden.

“Es demasiado tarde, no hay futuro. No os dais cuenta de lo que está pasando delante de vuestras narices”, dice uno de los alumnos durante la película presagiando el objetivo final de la obra: transformar con un golpe de efecto la difusa inquietud presente desde el inicio de la película. Todo resulta posible gracias a la particular forma del autor para enganchar al espectador, sorprenderle y hacerle descubrir la verdad porque “c’est l’heure” (“ha llegado la hora”).

La última lección ha sido producida por Avenue B Productions y es distribuida internacionalmente por Celluloid Dreams.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción por Pedro Andueza González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy