email print share on facebook share on twitter share on google+

VENECIA 2018 Semana Internacional de la Crítica

Crítica: M

por 

- VENECIA 2018: Proyectada en la Semana Internacional de la Crítica, la visión de Anna Eriksson de Marilyn Monroe sustituye el glamur de la estrella de cine por una desesperación inmensa

Crítica: M
Gail Ferguson y Anna Eriksson en M

Originalmente concebida como un proyecto de videoarte, gracias a su combinación de secuencias extrañas que ni siquiera intentan contar una historia lineal, M [+lee también:
tráiler
entrevista: Anna Eriksson
ficha del filme
]
no es muy diferente a sus comienzos experimentales. Sin estar ambientada en ningún lugar ni en ninguna época en específico, intentando hacer de Portugal Los Ángeles como si se buscara complicar aún más las cosas, el filme debut de la directora finlandesa Anna Eriksson (presentado en la Semana Internacional de la Crítica de Venecia) ciertamente no busca complacer a nadie, y especialmente no a los numerosos fanáticos de la legendaria actriz. Y a medida que vemos más rarezas, lo único que faltaría sería otro Cuarto Rojo y un enano hablando en reversa. Algo que, para ser totalmente honestos, sería bienvenido mientras vemos cómo M se introduce no en los sueños de Monroe sino en sus pesadillas. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Eriksson, una música inmensamente popular en su nativa Finlandia, ha hablado mucho sobre su lucha para tener el control sobre el material que ella ya no reconoce como propio. Esto podría explicar por qué da lo mejor de sí en este papel. A Monroe tampoco se le dio nunca la oportunidad de explorar los papeles que le interesaban, su deseo de toda la vida de representar a la Grushenka de Dostoyevsky fue más ridiculizado que bienvenido. Hay escenas en este filme que con toda su exageración resultan muy convincentes, como cuando Marilyn, o por lo menos el personaje que esta inspiró, se tambalea en sus tacones y parece totalmente fuera de lugar sin importar a donde vaya. “Cuando pienso en ella, siempre pienso en violencia”, le dijo recientemente la directora a Cineuropa, y es precisamente violencia lo que se explora aquí: el cuerpo perfecto de Monroe parece solo traerle dolor. Frágil y también sorprendentemente fuerte, no busca seducirnos; maltratado y abusado, es filmado con acercamientos despiadados que parecen durar una eternidad, y simplemente llega un momento en el que este se rinde.

Este es el primer proyecto de Eriksson, y aunque esto se nota algunas veces, también hay algo admirable en la idea de una directora sin experiencia que da lo mejor de sí en lugar de abordar el proyecto con cautela. Dirigiendo, produciendo, editando y haciendo prácticamente todo durante casi cuatro años, también decidió trabajar con actores no profesionales, incluyéndose a sí misma; no hay manera de negar la acertada vulnerabilidad de su Monroe, diferente a la de los filmes más pulidos que buscan recapturar su mito y se enfocan en su mayor parte solo en que su peinado sea el correcto. Aunque la directora se apega ciertamente a algunas de las características más reconocibles de la actriz, tales como su maquillaje blanco, tan memorable en la película Bus Stop, y su infantil susurro, no duda a la hora de atraparlos y acabar haciéndolos trizas.

M se encuentra en algún lugar entre los mitos populares sobre Monroe, los escándalos en los tabloides y las historias que se exploran en las novelas populares. El filme no trata de descubrir quién era esta actriz, sino más bien trata de ver a la persona que ya había perdido cualquiera fuera la batalla que estaba librando. Y lo sabe bastante bien. “Tuve que chupar muchas p****s judías para estar en donde estoy ahora, Abraham”, le dice a su silencioso taxista en una escena. “Pero a veces no puedo evitar preguntarme en dónde estoy. ¿Sabes?”

Si eso suena sombrío, es porque lo es. De repente, la mujer de los inmaculados labios rojos parece ser todavía más desconcertante. 

M fue dirigida y producida por Anna Eriksson, Ihode Management Ltd y Cursum Perficio Production, con el apoyo de The Arts Promotion Centre Finland.

(Traducción del inglés por Javier Campos)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.