email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2018 Orizzonti

Crítica: The Man Who Surprised Everyone

por 

- VENECIA 2018: El segundo largo de Natasha Merkulova y Aleksey Chupov cuenta una historia que mezcla folclore y humor local con política contemporánea

Crítica: The Man Who Surprised Everyone
Evgeniy Tsiganov en The Man Who Surprised Everyone

Tras Intimate Parts, un melodrama irónico sobre moscovitas de clase media, el dúo formado por los directores Natasha Merkulova y Aleksey Chupov vuelve con The Man Who Surprised Everyone [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, basada en los recuerdos de Merkulova de su infancia en Siberia. La cinta, presentada en la sección Orizzonti del 75º Festival de Venecia, ganando el premio a mejor actriz por Natalya Kudryashowa, es uno de los largos más excéntricos del programa, pues cuenta una parábola sobre rusos corrientes y su relación con la muerte, pero da a la historia un giro sorprendentemente contemporáneo. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Egor (interpretado por Evgeniy Tsiganov) es un guardia forestal del gobierno en la taiga siberiana. Está casado con Natalia (Natalya Kudryashowa); tienen un hijo y esperan el segundo. Egor es un miembro respetado de la comunidad local, pero al descubrir que tiene cáncer, inspirándose en la historia de Zhamba el Dragón, el héroe de una legendaria epopeya siberiana que engañó a la muerte disfrazándose, se pone un vestido rojo y corto, medias, botas negras, lápiz de ojos y pintalabios rojo, y asume la identidad de una mujer, para horror de su familia y el resto del pueblo.

Tomando un giro inesperado, The Man Who Surprised Everyone, con su forma naturalista y premisa narrativa basada en leyendas y folclore, se aventura en el campo de los derechos LGTB en la Rusia actual. En un país en el que la "propaganda LGTB" se criminalizó hace tan solo unos años, las zonas rurales y profundamente conservadoras de Siberia son un lugar letal para cualquiera que no se ajuste a los imperativos heteronormativos de la orientación heterosexual, la familia nuclear y el género binario. Egor descubre de primera mano que ponerse la ropa incorrecta es demasiado peligroso si quiere vivir en el pueblo: Natalia, su mujer, está destrozada por la vergüenza, e intenta que no salga de casa, a su hijo le dan palizas, y los vecinos empiezan a reunirse de forma amenazadora delante de su casa. A pesar de los ataques violentos, Egor no quiere dejar de ponerse su vestido y pintalabios; lo que se ve obligada a aguantar revela la violencia inherente a la jerarquía de género de las comunidades tradicionales y patriarcales.

Medio en broma, medio en serio, Merkulova y Chupov convierten el relato de The Man Who Surprised Everyone en una historia que funde el folclore y el humor local con la política contemporánea. Egor no solo es un individuo torturado que paga el precio de vivir de forma diferente a los demás; este personaje contiene otra reflexión, pues recuerda a las incontables narrativas desoladoramente cómicas de Rusia en torno al arquetipo del idiota naíf y romántico: una persona que no puede (o no quiere) aprender de la vida, y por tanto es atacada y abusada una y otra vez por todos los que se cruzan con ella. Quizás al tomar este inusual camino para hablar de temas relevantes para la actualidad de su país, los cineastas hayan encontrado un modo especialmente eficaz de abordar el tema: conectándolo de forma intrínseca con el alma de la propia comunidad tradicional, mostrando que nunca le fue ajeno. 

The Man Who Surprised Everyone es una coproducción rusa, estonia y francesa de Homeless Bob ProductionArizona Films Productions, Pan-Atlantic Studio y Non Stop Production. La compañía alemana Pluto Film se encarga de los derechos internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.