email print share on facebook share on twitter share on google+

VENECIA 2018 Giornate degli Autori

Crítica: Emma Peeters

por 

- VENECIA 2018: La última película de la actriz y guionista Nicole Palo, una comedia negra acerca de una actriz con tendencias suicidas, cobra vida en los Giornate degli Autori

Crítica: Emma Peeters
Monia Chokri en Emma Peeters

Emma Peeters (Monia Chokri) es una actriz belga de 34 años que ha vivido gran parte de su vida en París. Su carrera como intérprete se resume en una sucesión de audiciones sin éxito, mientras que en sus ratos libres aprovecha para quedar con sus amigos, una pareja de peluqueros que viven debajo de su apartamento en Belleville. Emma tan sólo ha hecho un papel por el que es reconocida: un anuncio de detergente en el que participó hace años. Mientras tanto, trabaja de dependienta en una tienda, y sus intentos fallidos por convertirse en actriz son tan desastrosos que incluso sus padres se sienten aliviados cuando creen que está a punto de abandonar. Una semana antes de cumplir 35, la joven considera que va a alcanzar la ‘fecha de caducidad’ para una artista, por lo que decide suicidarse el día de su cumpleaños.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La guionista y realizadora Nicole Palo, de origen belga y estadounidense, ofrece con Emma Peeters [+lee también:
tráiler
entrevista: Nicole Palo
ficha del filme
]
 una especie de versión cómica y orientada al gran público de Frances Ha. Sin embargo, la gran cantidad de clichés presentes en la película, proyectada en los Giornate degli Autori durante el Festival de Venecia, aportan poco más que diversión y entretenimiento. Chokri ofrece una gran interpretación en el papel de Peeters, que acaba enamorándose del director de una funeraria (Fabrice Adde) al que pide ayuda para organizar sus exequias. La cinta se adentra directamente en el terreno de la comedia romántica, incluyendo un homenaje al cine clásico en una secuencia que se desarrolla al estilo de las películas mudas. Cada vez que Peeters realiza una audición para un papel la imagen se vuelve en blanco y negro, ayudándonos a distinguir entre el mundo cinematográfico y su vida real.

La película también trata algunas de las problemáticas denunciadas por el movimiento #MeToo, incluyendo críticas a la industria cinematográfica a través de las experiencias de Peeters y su mejor amiga, Lulu (Stéphanie Crayencour), que intentan ganarse la vida como actrices en París. Aún así, la premisa se aprovecha principalmente para generar situaciones cómicas, incorporando de vez en cuando algún comentario sarcástico, como: “Si sirviese de algo acostarse con directores de cine ya serías una superestrella”. Aunque la comedia negra se centra en la muerte y el suicidio, Palo consigue mantener un tono ligero, enfatizando los elementos cómicos pero olvidándose de profundizar en el estado mental de la protagonista. De hecho, la película no pretende hacernos pensar demasiado, sino conseguir que nos relajemos y pasemos un buen rato (y tal vez que nos enamoremos).

Emma Peeters es una coproducción entre Bélgica y Canadá, producida por Take FiveGregory Zalcman y Alon Knoll en la parte belga, y Possibles Média y Serge Noël por el lado canadiense.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.