email print share on facebook share on twitter share on google+

SAN SEBASTIÁN 2018 Competición

Crítica: L'Homme Fidèle

por 

- SAN SEBASTIÁN 2018: En su segundo largometraje, Louis Garrel ofrece un homenaje a Besos robados, de Truffaut, con toques de Woody Allen

Crítica: L'Homme Fidèle
Louis Garrel y Laetitia Casta en L'Homme fidèle

Con su segunda película, L'Homme Fidèle [+lee también:
tráiler
entrevista: Louis Garrel
ficha del filme
]
, presentada en competición en el Festival de San Sebastián, Louis Garrel demuestra que comparte los mismos intereses que su padre, Philippe Garrel, pero los trata con una sensibilidad totalmente diferente. La película adopta el formato de las historias de amor de su progenitor: un joven que forma parte de un triángulo amoroso sobre el que no tiene control. Sin embargo, la cinta se aleja de la angustia existencial presente en las obras de su padre, cuyos protagonistas masculinos tratan de dominar las relaciones, y en su lugar incorpora a la historia un tono alegre y figuras matriarcales, estableciendo a Garrel como el Woody Allen francés.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película comienza con un plano de París al estilo de Besos robados (1968), de Truffaut. Al igual que en el relato sobre Antoine Doinel, el protagonista de L'Homme Fidèle, Abel (interpretado por el propio Garrel), también debe escoger entre una mujer mayor y otra más joven. La mayor es Marianne (Laetitia Casta), el auténtico amor de su vida, que desde la primera escena marca el ritmo de la relación. El célebre novelista francés Jean-Claude Carrière (El discreto encanto de la burguesía, Cyrano de Bergerac), comparte los créditos como guionista en una película plagada de humor e ingenio, además de ser la primera obra de Carrière en utilizar narración en off. Durante el transcurso de la película escuchamos tres voces narrativas diferentes, cambiando la perspectiva desde el punto de vista de Abel a los de Marianne y Eva (Lily-Rose Depp), una amiga de la familia que ha estado enamorada de Abel desde la adolescencia. Cuando este vuelve a la vida de Marianne, nueve años después de haber sido abandonado por ella, Eva decide que es el momento adecuado para intentar algo con Abel. El resultado es un baile amoroso en el que Marianne y Eva juegan con el desdichado Abel como si fuese un peón en un tablero de ajedrez.

La verdadera estrella de la película es el joven Joseph Engel, que interpreta al hijo de Marianne, cuyas afirmaciones ambiguas y carácter extrovertido causan consternación en todos los que le rodean. Garrel realiza un gran trabajo mezclando comedia, drama y elementos de thriller, pero finalmente la película resulta algo plana, perdiendo la oportunidad de explorar en mayor profundidad la forma en que los humanos utilizan el amor como una forma de control. Garrel apenas escarba en la superficie de sus personajes, y la elección de un tono cómico en distintos momentos clave de la película aporta un carácter alegre a costa de renunciar a la profundidad emocional.

L'Homme Fidèle ha sido producida por la francesa Why Not Productions, y sus ventas internacionales corren a cargo de Wild Bunch.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.