email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS Francia

Crítica: I Feel Good

por 

- Benoît Delépine y Gustave Kervern firman una nueva comedia de resistencia, ácida y tierna, sobre el capitalismo, la pobreza y la utopía

Crítica: I Feel Good
Jean Dujardin en I Feel Good

“Como usted, yo tengo fe en nuestro sistema liberal”, “El objetivo del juego es que trabajen los demás, no uno mismo”, “Yo quiero hacerme rico, inmensamente rico”. ¿Quién dice estas frases en I Feel Good [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, la nueva película de Benoît Delépine y Gustave Kervern (Louise-Michel [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Benoît Delépine y Gustave …
entrevista: Benoît Jaubert
ficha del filme
]
, Mammuth [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Gustave Kervern, Beno…
ficha del filme
]
, Le grand soir [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, etc.), que cerró en agosto la 71ª edición del Festival de Locarno y que Ad Vitam estrena en Francia el 26 de septiembre? ¿Un “ganador” del sistema, un opulento privilegiado, un joven lobo de dientes afilados? En absoluto, y convendría ignorar la visión del mundo moderno que tiene el dúo de cineastas antes que ponerse a pensarla. Ambos directores, apoyándose en Jean Dujardin y en su talento para interpretar personajes imbéciles convencidos, presentan un reflejo distorsionado y muy divertido de las derivas desmesuradas del capitalismo, a través de la inmersión tierna —y un poco triste—, en una auténtica comunidad Emaús, donde desde 1954 perdura el espíritu del fundador, el padre Pierre (“Nosotros tenemos tanta necesidad de vivir como de algo de lo que vivir”), y su fe utópica por y para el hombre: acoger a los que no tienen nada, sin importar de dónde vengan ni lo que han hecho antes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cuando Jacques (Dujardin) aparece, después de tres años sin dar señales de vida, ni de haber asistido al entierro de sus padres, su hermana Monique (Yolande Moreau, perfecta en su dulce bipolaridad) acepta voluntarios para alojarse en el centro Emaús que dirige. Pero Jacques no tiene intención de trabajar en ninguno de los talleres del centro. Su encuentro fortuito (mientras estaba en la mendicidad —muy inventiva—) con un antiguo compañero de instituto, un obsesivo convertido en director ejecutivo de una pastelería industrial con una esposa guapa, Lions Club y villa lujosa, le dio una idea de negocio: “poner guapa a la gente” con cirugía estética “súper low-cost”. Así, empieza a embaucar a algunos desheredados de la comunidad: “Tienes un gran potencial de seducción”, “Basta de inmovilismo, tienes que salir de tu zona de confort”, “La apariencia es más importante que los hechos”, “Cambiar de cabeza es cambiar de vida”, “Con tu nuevo look, serás un imán para los patrocinadores”, “El enemigo, lo que te impide ser rico, es tu amabilidad”. Finalmente, consigue convencer a un pequeño grupo para ir a una clínica en Bulgaria…

Jugando con el contraste entre los discursos “delirantes” de Jacques y la humanidad modesta de su entorno, I Feel Good transcribe con mucho humor la enfermedad del capitalismo, que contamina los estratos sociales más desfavorecidos, sin burlarse en ningún momento del  desasosiego de los miembros de la comunidad Emaús, donde se ha grabado la película, con la participación de varios no profesionales que viven allí. Un equilibrio bastante delicado de mantener, una mezcla de ficción y cuasi documental, que hace de este nuevo trabajo de Delépine y Kervern una obra cuyo humor feroz resulta más incómodo  que el de sus películas anteriores. Sin embargo, esto no les impide rendir un bello homenaje a la figura del padre Pierre y transmitir con claridad su mensaje de resistencia: el nuevo mundo no es intentar convertirse en los reyes de los animales, es recuperar el antiguo, restablecerlo y transfigurarlo.

I Feel Good ha sido producida por No Money Production, JD Prod, Arte France cinéma y Hugar Prod. Wild Bunch gestiona los derechos internacionales.

(Traducción del francés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.