email print share on facebook share on twitter share on google+

SAN SEBASTIÁN 2018 New Directors

Crítica: Viaje al cuarto de una madre

por 

- SAN SEBASTIÁN 2018: La debutante Celia Rico Clavellino cumple las expectativas generadas con su detallista y cuidado retrato de la relación materno-filial que representan sus estupendas actrices

Crítica: Viaje al cuarto de una madre
Lola Dueñas y Anna Castillo en Viaje al cuarto de una madre

Ahora mismo, mientras se escriben estas líneas, a sólo tres días del fin del 66 Festival de San SebastiánViaje al cuarto de una madre [+lee también:
tráiler
entrevista: Celia Rico Clavellino
ficha del filme
]
, ópera prima de la sevillana Celia Rico Clavellino, se sitúa en cabeza entre las películas más votadas por el jurado joven, algo muy significativo y elocuente pues el film aborda la relación entre una chica y su madre: parece que el reconocimiento del público con lo que ve en la pantalla puede convertir a esta película presentada en la sección New Directors en una de las sorpresas españolas de la temporada.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Celia Rico abre al público una casa de pueblo, muy parecida a aquella donde ella creció. Allí hay una ausencia: el padre fallecido, que sigue presente a través de los objetos y el recuerdo de sus familiares, la madre del título (excelente interpretación de Lola Dueñas) y la hija de ésta (Anna Castillo, confirmada como talento indiscutible tras el Goya que obtuvo, hace dos años, por El olivo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Icíar Bollaín
ficha del filme
]
). Pero la chica no quiere seguir entre esas cuatro paredes y perpetuar los pasos vitales de su progenitora, a pesar de que allí se siente cobijada y protegida. Quiere volar lejos, como otras de su generación. Pero ese deseo quizás haga daño a su madre, y la falta de comunicación tensa la convivencia...

A partir de algo tan sencillo pero reconocible, se van desmenuzando, a base de detalles que parecen insignificantes y de unos diálogos precisos y auténticos, los muchos matices que conlleva la vida en familia, en un lugar pequeño y fuertemente condicionado por la costumbre, arraigada en el tiempo. Aunque parezca que todo es fácil y cotidiano en este film, un minucioso y laborioso trabajo con las actrices las convierte en esa hija o hijo que todos hemos sido y asimismo reconocemos a esa madre que siempre se ha preocupado por nosotros. Cuando las ilusiones juveniles las separa, el teléfono se convierte en un simbólico cordón umbilical y esos kilómetros que las distancia siembra en una la mala conciencia y en la otra, en contra de lo esperado, quizás suponga la liberación nunca soñada.

Con fotografía de Santiago Racaj (Verano 1993 [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Carla Simón
ficha del filme
]
) y montaje de Fernando Franco, Celia Rico no disimula su admiración por las películas del director de Morir [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Fernando Franco
ficha del filme
]
. Con ellas comparte el retrato psicológico y la plasmación de la intimidad, como la que se vive las noches de invierno, dormitando en el sofá y al calor del hogar, ese lugar del que venimos y que a la vez es cárcel y nido: paradójica sensación que esta película ha sabido captar sin estridencias, sino con sentida y profunda sensibilidad, no exenta de gran cariño por sus personajes.

Viaje al cuarto de una madre es una coproducción hispano francesa entre las compañías Amorós ProduccionesArcadia Motion PicturesPecado Films, Sisifo Films y Noodles Productions. Se estrena en España el 5 de octubre, distribuida por Alfa Pictures. De sus ventas se ocupa la agencia gala Loco Films.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.