email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LONDRES 2018

Crítica: Only You

por 

- La ópera prima de Harry Wootliff parte de una historia de amor convencional para evolucionar hacia un relato sobre parejas con problemas para concebir

Crítica: Only You
Josh O’Connor y Laia Costa en Only You

Estrenada en la competición de óperas primas durante el Festival de Cine de Londres - BFI, el primer largometraje de Harry Wootliff, Only You, comienza como una historia de amor convencional ambientada en Glasgow que deriva hacia un relato acerca de la fecundación in vitro y las parejas sin hijos. La solitaria Elena, interpretada por Laia Costa (Victoria [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Sebastian Schipper
ficha del filme
]
), canta despreocupada “Auld Lang Syne” en la fiesta de Fin de Año de su amiga, sin ser consciente de que su vida está a punto de cambiar. Al volver a casa, la casualidad hace que acabe compartiendo un taxi con Jake (Josh O’Connor), un joven que trabaja como DJ a tiempo parcial. Ambos terminan en el piso de Elena escuchando los discos de su padre y discutiendo acerca de la canción “I Want You”, de Elvis Costello, que según Jake no es realmente un tema romántico. Desde el primer momento nos damos cuenta de que Only You no va a ser una película con una narrativa convencional. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El inicio de la cinta es realmente entrañable, y resulta refrescante ver que en este caso es el joven Jake, académico de 26 años, el que quiere asentar la cabeza, en lugar de la española de 35 años. Con todo, resulta poco creíble que Jake no descubra la diferencia de edad entre ellos hasta que deciden mudarse juntos. 

La postura de Elena es tajante. Estamos ante una película con un tema muy potente, que representa fielmente los altibajos de una relación, prestando especial atención a los detalles. Con todo,  la cinta también cae en la trampa de utilizar a las amigas de Elena con fines meramente expositivos. Cuando Jake habla sobre la película El graduado, se pone de manifiesto que en el clásico de Mike Nichols, estrenado en 1967, la relación amorosa es solo una de las muchas líneas argumentales de la obra, mientras que en este caso los relatos que se alejan del romance principal carecen de interés. 

Cuando la pareja decide embarcarse en un tratamiento de fecundación in vitro, tanto la película como la relación entre ellos se vuelven más serias. A medida que Elena investiga acerca de la FIV, se hace evidente para ambos que el proceso va a implicar dificultades emocionales y una enorme inversión económica. Se trata de una historia que se repite a diario en toda Europa, pero que apenas está representada en pantalla. Por eso, hay que reconocer el mérito de Wootliff a la hora de retratar el proceso de fecundación in vitro cuidando todos los detalle. De hecho, toda la película podría haberse centrado fácilmente en este proceso. 

Durante el tramo final de la cinta la historia deja de centrarse en Elena para poner el foco en la realización personal de Jake. Desgraciadamente, el tercer acto sufre bastante debido a un ritmo particularmente pobre. A pesar de todo, está claro que Wootliff es una directora con una voz muy personal a la que merece la pena seguir, especialmente si continúa ofreciendo relatos únicos sobre la vida moderna que hasta ahora no estaban representados.

Only You es una producción de las británicas Synchronicity FilmsThe Bureau. La compañía francesa The Bureau Sales se encarga de las ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.