email print share on facebook share on twitter share on google+

ARRAS 2018

Crítica: Heavy Trip

por 

- Los finlandeses Juuso Laatio y Jukka Vidgren firman un primer largo sencillo y muy divertido sobre las desventuras de un grupo de heavy metal rural

Crítica: Heavy Trip

"Esta música es nuestro rollo; otros juegan al hockey o dan una vuelta y buscan chicas: nosotros tocamos metal". Trabajando con el contraste entre la tranquilidad hipernormalizada de un pequeño pueblo en la Finlandia profunda y el carácter transgresor de un estilo musical en los límites de la barbarie: así se ha estrenado en el largo el dúo de directores finlandeses formado por Juuso Laatio y Jukka Vidgren, cuya divertidísima Heavy Trip [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
se ha proyectado en la sección Découvertes Européennes del 19º Festival de Arrás.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La cinta gira en torno a cuatro amigos de la infancia que tocan juntos desde hace 12 años, sin escuchar los rumores que les tratan de parias y degenerados; el cuarteto, compuesto por el cantante, Turo (Johannes Holopainen), el guitarrista, Lotvonen (Samuli Jaskio), el bajista, Pasi (Max Ovaska), que tiene la mayor colección de metal del país (incluyendo grindcore uruguayo), y el batería, Jynkky (Antti Heikkenen), sueña con tocar en público. Lo primero es escribir una canción original ("las letras del heavy metal suelen basarse en la mitología, el ocultismo, el satanismo, la fantasía o tus propias desgracias"); de esto se encarga el bondadoso Turo, que es auxiliar de enfermería en un centro local y corteja con timidez a la florista, Miia (Minka Kuustonen). El padre de Miia, que es policía, quiere emparejarla con el cantante de variedades del lugar, el arrogante Jouni (Ville Tiihonen).

Pero también hay que encontrar un sonido único, y lo descubrirán por azar en los mataderos de la familia Lotvonen, donde el grupo ensaya: "las almas de cientos de renos gritando de dolor mientras se dirigen al infierno de los renos". El resultado es una composición atronadora y muy personal ("nunca habíamos tocado tan brutalmente), cuya grabación hacen llegar al promotor (Rune Temte) del festival noruego Northern Damnation, que pasa por la zona. Para quedar bien ante Miia, Turo se permite una mentira: van a dar una gira por Noruega. De repente, nuestro cuarteto, rebautizado Impaled Rektum, se convierten en las estrellas del pueblo. Pero aún nadie les ha oído tocar en público, y tienen que conseguir un look para el escenario, fotos promocionales, una furgoneta para la gira... Un baño de realidad en el que no faltaran múltiples peripecias, de las que les recatará un becario lapón (Chike Ohanwe).

Impulsada por un humor sin pretensiones, a un tiempo sencillo y creativo, Heavy Trip es un film muy divertido en el que veremos un drakkar vikingo y guardias fronterizos en plena fantasía militarista (obnubilados por el fundamentalismo islámico). Exprimiendo el potencial ridiculizante de la idea de que todo el mundo quiere ser más importante de lo que es, la película juega con tino y eficacia con los códigos del heavy metal y las giras musicales (Granujas a todo ritmo, Velvet Goldmine), logrando una sonada zambullida iniciática en lo metalero.

Producida por Making Movies con la colaboración de Mutant Koala Pictures y Umedia, Heavy Trip es vendida internacionalmente por Level K.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.