email print share on facebook share on twitter share on google+

DOK LEIPZIG 2018

Crítica: Architecture of Infinity

por 

- El director suizo Christoph Schaub presenta su último documental, una reflexión etérea y poética sobre el concepto del infinito

Crítica: Architecture of Infinity

Unos meses después de presentar su comedia Amur senza fin [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
en el Festival de Cine de Locarno, Christoph Schaub ha cambiado de registro completamente con Architecture of Infinity [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de estilo verdaderamente poético, que ha tenido su estreno mundial en la categoría internacional del DOK Leipzig. Schaub demuestra una habilidad extraordinaria para cambiar de estilo, dando muestra de que el cine es un material maleable y sujeto al cambio que puede ser tan brillante y dinámico como oscuro y reflexivo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Tomando su propia experiencia personal como punto de partida, el director suizo se sumerge en sus recuerdos de la infancia de manera casi cenestésica. Christoph Schaub, que no pudo asistir al funeral de su padre, que murió cuando era un niño, piensa en las consecuencias de la promesa que le hizo de no faltar a clase ningún día. ¿Cómo reflexionar sobre el cuerpo de una persona muerta puede cambiar nuestra percepción de la pérdida, e ir más allá de nuestros recuerdos con ella? Es una reflexión que lleva al director a pensar en los edificios religiosos como cofres en los que se encierran el infinito, la vida y la muerte; un refugio concebido como un espacio cerrado que hace que la inmensidad sea casi palpable. Es un escenario dentro del plano sobre el que Christoph Schaub reflexiona con la ayuda de seis mentes brillantes: el famoso arquitecto suizo Peter Zümthor, sus compañeros Peter Märkli y Álvaro Siza Vieira, el músico Jojo Mayer y los artistas Janes Turrell y Cristina Iglesias.

Todos ellos, al igual que el director en la película, se han enfrentado a este lugar sagrado: su construcción y reinterpretación, el descubrimiento de potencial inesperado (visual o sonoro). Y todos han cambiado después de la experiencia, no espiritualmente en sí, sino espacialmente, tras darse cuenta de que, como indica acertadamente James Turrell, “el centro está en todas partes, y los límites en ninguna”. Es una definición del infinito que los lugares religiosos parecen definir sin encarcelar, como un escalofrío que desaparece de inmediato.

“Más que el cristianismo en sí, es la idea de la iglesia como espacio arquitectónico lo que me ha impresionado”, indica el famoso arquitecto suizo Peter Zümthor al principio de la película, con lo que el tono del documental queda inmediatamente definido. Al igual que la arquitectura, y su habilidad de provocar sensaciones a través de las relaciones entre varios elementos, el documental de Schaub nos emociona con su lenta sucesión de imágenes, casi oscilante (gracias al magnífico trabajo de montaje de Marina Wernli y de fotografía de Ramon Giger). Al hablar de la piel y cómo se contrae, el director nos sumerge en una colección de imágenes oníricas de material volando sobre inmensos campos, y moho en las paredes de las iglesias, destinadas algún día a desaparecer. Con una sensación casi de coreografía, la imponente iglesia diseñada por Álvaro Siza Vieira (Santa Maria di Canaveses) cobra vida bajo la mirada del director: las puertas se abren, las campanas suenan y los fieles emergen del vientre del edificio para esparcirse por la plaza.

Architecture of Infinity es una película delicada y ambiciosa que deberíamos aceptar sin resistencia, en un estado de semi-vigilia. Las palabras nos calman sin ser redundantes y las imágenes nos dan espacio para soñar; un equilibrio grato que asegura que la película no adopta una forma fácil. Como si fuera un niño, al espectador se le invita a concentrarse en su mundo interior, olvidándose del exterior que le atormenta y creando su propia poesía infinita acompañado del director.

Architecture of Infinity ha sido producida por Maximage, Schweizer Radio und Fernsehen y 3sat; y la compañía alemana Magnetfilm se ocupa de las ventas internacionales.

(Traducción por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.