email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS Italia

Crítica: Friedkin Uncut

por 

- El director italiano Francesco Zippel ha realizado una divertida y ligera introducción al cine de William Friedkin

Crítica: Friedkin Uncut

Con Friedkin Uncut [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, ahora en los cines italianos, el director italiano Francesco Zippel ha logrado un retrato agradable y simpático del director estadounidense William Friedkin. En ella se entrevista a un buen número de leyendas, como el ocasional productor asociado Francis Ford Coppola, el recurrente director de fotografía Caleb Deschanel, y las estrellas de cine Ellen Burstyn, Matthew McConaughey y Willem Dafoe, así como sus famosos admiradores Quentin Tarantino y Wes Anderson.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Evitando la biografía cronológica, Zippel cuenta la historia a través de anécdotas. Las historias que se cuentan pretenden arrojar luz sobre la personalidad y el estilo de trabajo del director, en lugar de ofrecer una crítica o un análisis de la producción de la obra en sí. La primera escena define el tono de la película, con Friedkin proclamando que los dos hombres más importantes de la historia son Hitler y Jesucristo. Esta asombrosa afirmación persigue poner de relieve la batalla entre el bien y el mal. Aunque después señala que es ateo, también añade que no cree que la ética pueda enseñarse sin ayuda de la religión. Friedrich Nietzsche se está revolviendo en su tumba.

Es esta lucha entre Dios y Satanás, que Friedkin cree que los humanos libran cada día en el alma, la que define no solo su modo de ver la vida, sino también sus películas.

Es una decisión acertada porque permite a Zippel pasar directamente a El exorcista, de1973, que sigue siendo la película con más fama, en todos los sentidos, del director nacido en Chicago. No es nada hiperbólico que el director de Los amos de la noche, Walter Hill, afirme que “el exorcista fue para el género de terror lo que Star Wars para la ciencia ficción”. La estrella de cine Ellen Burstyn es la encargada de intentar averiguar el porqué: “La razón de que la película tenga tanto éxito es que está insertada en la realidad. Empieza de forma normal y, poco a poco, algo ocurre para atrapar al espectador”. Zippel se centra en determinados aspectos de otras películas cuando las aborda: con toda la razón, Coppola está impresionado de cómo su documental The People vs. Paul Crump propició que se enmendara una injusticia; luego está la persecución en coche de The French Connection y las escenas sadomasoquistas de A la caza.

La película ofrece los datos más fascinantes cuando actores y miembros del equipo hablan de cómo era Friedkin en el set. Solo rueda una toma. No le importa si se ve el reflejo de la cámara en una ventana porque no busca la perfección; busca la espontaneidad. Hay un momento en el que Juno Temple habla de cómo Friedkin se desnudaba en el set para que todo el mundo se sintiera cómodo durante las escenas de desnudo. Es algo que han hecho otros directores y, siguiendo el tono amable de la película, el documental no lo cuestiona en términos de condiciones de trabajo, sino que más bien lo celebra. En vista del movimiento #MeToo, es una práctica que con suerte no volverá a repetirse.

El principal defecto de esta película es que no pone en duda a Friedkin ni le hace ninguna crítica, y también pasa por alto algunos trabajos menores del director. Sin embargo, trata de redefinir Carga maldita, de 1977, como su mejor trabajo, lo que debería enfrentarse a la réplica del Steve Burns de Al Pacino en A la caza: “Debes de estar bromeando. Sí, estás bromeando. Lo sabía. No”.

Friedkin Uncut ha sido producida por la italiana Quoiat Films Srl, y Doc & Film International se encarga de la venta internacional.

(Traducción del inglés por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.