email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS Reino Unido

Crítica: They Shall Not Grow Old

por 

- En su nueva película, Peter Jackson inyecta una vitalidad extraordinaria en las imágenes de archivo de los soldados de la I Guerra Mundial en el Frente Occidental

Crítica: They Shall Not Grow Old

Coincidiendo con el centenario de la I Guerra Mundial, el director de El señor de los anillos, Peter Jackson, ha tomado imágenes de archivo almacenadas en el Imperial War Museum de Londres y las ha mezclado con entrevistas a soldados a cargo de la BBC y el citado museo, para crear They Shall Not Grow Old [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, uno de los mejores documentales sobre esta guerra. Es una de esas creaciones del cine tan poco comunes: un clásico instantáneo. La película se estrena hoy en los cines de Reino Unido.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Comienza con imágenes de archivo en blanco y negro del Frente Occidental. Este material se muestra en una pequeña imagen en forma de caja cuadrada en medio de la pantalla. Se ha limpiado y resulta lo bastante impresionante, pero también da muestra de los problemas con las imágenes de archivo: los hombres caminan entrecortadamente, y el encuadre y el trabajo de cámara son limitados. Entonces llega el plato fuerte: la imagen se amplia y llena toda la pantalla, y las imágenes en blanco y negro toman color. Los hombres dejan de ser figuras delicadas del pasado y se convierten en personalidades reales, dinámicas y  sorprendentes. Es incluso más impactante cómo el tratamiento de la imagen hace que las trincheras parezcan tan inhóspitas, la realidad del frente está plagada de detalles vívidos y traumáticos: ratas, inundaciones y hombres muertos atravesados por alambre de espino. El proceso de coloración sigue dando la imagen de una época pasada, pero a la vez trae la I Guerra Mundial al presente, de modo que no solo demuestra el poder de las imágenes audiovisuales, sino que también reta a los realizadores de todo el mundo a hacer buen uso de esta técnica que Jackson y su equipo de producción han desarrollado para tratar el material de archivo antiguo.

La mayoría de las cámaras que grababan durante la I Guerra Mundial eran rudimentarias, con velocidades comprendidas entre los 10 y los 16 fotogramas por segundo. El celuloide se ha deteriorado mucho. Jackson ha tomado 100 horas de metraje y las ha mezclado con 600 horas de audio, haciendo que coincida con el movimiento de los labios de los soldados. Ha convertido dicho metraje para que se reproduzca a 24 fotogramas por segundo, así que finalmente vemos a los hombres a una velocidad realista. Algunas partes se han convertido al 3D. La voz en off nos permite conocer cómo piensan los hombres, desde el reclutamiento hasta las realidades de la vida en el frente, pasando por la instrucción, y, después, la brutalidad de volver a casa. Jackson se ha servido de cartas y diarios para dotar la narración de realismo y contarla en presente: son historias humanas.

En 1916, el documental La batalla del Somme, del que sabemos que en gran parte fue falseado, conmocionó a los espectadores británicos. They Shall Not Grow Old genera una sensación de impacto y sobrecogimiento similar, a pesar de que el relato se limita al Frente Occidental y se omite buena parte del heroísmo por parte de los soldados de todo el mundo durante la I Guerra Mundial. Si bien esta es una restricción que cuestiona la manera en la que a veces la historia se reescribe y se oculta, no es motivo para quitarle méritos al extraordinario logro técnico de este conmovedor trabajo.

They Shall Not Grow Old ha sido coencargada por 14-18 NOW y Imperial War Museums en colaboración con la BBC. Ha sido producida por New Zealand’s WingNut Films y la británica House Productions se ha encargado de la producción ejecutiva.  Su estreno en los cines de Reino Unido corre a cargo de Trafalgar Releasing, y Warner Bros posee los derechos internacionales.

(Traducción del inglés por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.