email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

ZAGREB 2018

Crítica: Old Boys

por 

- El inglés Toby MacDonald aborda los temas de la masculinidad y lo británico en su primer largo, una aproximación ligera y cómica a Cyrano de Bergerac ambientada en un internado de chicos

Crítica: Old Boys

Pocas cosas se consideran más británicas (o inglesas, incluso) que el sistema educativo del país, con sus internados separados por género. La característica clave de estos lugares es un conjunto de valores conservadores, basados en la idea de mantener vivo el sistema de clases existente, que se manifiesta a través de las diferentes tradiciones y rituales que cada colegio adopta por su cuenta. La ambientación del primer largo de Toby MacDonald, Old Boys [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que se proyectó recientemente en competición en el 16º Festival de Cine de Zagreb, es quizás su mejor cualidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Las tradiciones pueden cambiar muchísimo de un colegio a otro: pensemos, por ejemplo en el deporte (inventado por el film) llamado streamers, que es una variación del rugby que se juega en un arroyo, usando una pared, un tocón de árbol y un balón cuadrado. Sin embargo, lo básico de la jerarquía interna entre los alumnos siempre permanece igual. Nuestro improbable héroe es un estudiante becado, Amberson (interpretado por Alex Lawther, conocido por The Imitation Game [+lee también:
crítica
tráiler
making of
ficha del filme
]
y Departure [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
), que está en lo más bajo de la jerarquía del internado y sufre el acoso tanto de sus compañeros como de los profesores por no ser lo suficientemente masculino. Suele ser la presa predilecta del "macho alfa" Winchester (Jonah Hauer-King) y su pandilla. Las autoridades del colegio, representadas por un director que cita a Shakespeare, interpretado por Nicholas Rowe (El secreto de la pirámide), y un profesor de educación física con demasiada pasión por lo suyo, Huggins (Joshua McGuire), no hacen nada para impedir el acoso, más bien al contrario.

La trama a lo Cyrano comienza a desarrollarse cuando Amberson conoce a una chica francesa llamada Agnes (Pauline Etienne, vista en roles secundarios en Dos mujeres [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Martin Provost
ficha del filme
]
y 2 otoños, 3 inviernos [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
), hija del nuevo profesor de francés y escritor frustrado, Babinot (el actor de carácter Denis Ménochet). Cuando visita a su padre en el colegio, la chica ve y oye a Winchester recitar versos en francés (que Amberson le susurra), le confunde con un apasionado de la poesía y se enamora de él. Puede que Winchester sea popular y forme parte de la élite, pero no es ni romántico ni especialmente listo o creativo, así que pide ayuda a Amberson, la única persona sesuda y artística de su entorno inmediato, sin darse cuenta de que a los dos les gusta Agnes.

Puede que la idea del film no parezca demasiado original, y que algunas de sus bromas estén fuera de lugar (sobre todo las que hablan del acoso o el bloqueo de escritor que sufre Babinot), pero bajo la superficie, Old Boys aborda la masculinidad tóxica de los internados en toda su futilidad: estos centros no convierten en hombres a los muchachos, sino que atrapan a hombres adultos en un estado perpetuo de infantilidad. Los temas de las diferencias de clase y género no se exploran en profundidad, lo que implica que la cinta no llega al nivel de la obra maestra de 1968 If..., de Lindsay Anderson; a pesar de ello, Old Boys es sencilla, clara, fácil de seguir y entretenida, gracias a la dirección decidida (aunque no espectacular) que hace MacDonald del guion algo típico de Luke Ponte y Freddy Syborn.

Ambientar la película en los tiempos de la caída del muro de Berlín es una decisión acertada, no solo porque permite usar las actualmente populares y ubicuas referencias a los 80, sino también porque subraya el carácter obsoleto de los internados, que no son más que reliquias de un infeliz pasado.

Old Boys es una coproducción británica y sueca de Momac Films Ltd y Film4 con la colaboración del BFI Film Fund, Creative England, Film i Väst y Plattform Produktion. WestEnd Films se encarga de las ventas.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.