email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

IDFA 2018

Crítica: Sakawa

por 

- El primer largo documental de Ben Asamoah revela toda una industria que gira en torno a las estafas en las webs de citas, desde la perspectiva de los perpretadores ghaneses

Crítica: Sakawa

El primer largo documental del cineasta belga de origen ghanés Ben Asamoah, Sakawa [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que acaba de prestrenarse mundialmente en la sección Luminous de IDFA, aborda la industria secreta de las estafas en internet, dejando que el público se plantee sus propias preguntas sobre los aspectos económicos, religiosos, ambientales, históricos y éticos de este tema.

"Sakawa" es una palabra ghanesa que designa las estafas en internet que suelen combinarse con los rituales religiosos. La cinta comienza con una escena en la que el plano se abre de una página de citas a la pantalla de un portátil, hasta revelar una habitación con una decena de hombres en sus ordenadores; las paredes están despejadas, con un par de televisores aquí y allá y una harapienta bandera del Real Madrid. Aquí conocemos al primero de nuestros protagonistas, OneDollar, uno de muchos jóvenes del país que viven de estafar a occidentales. Su objetivo es ganar al menos 40.000 $ y mudarse a Italia para montar su propia granja.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

No es difícil comprender por qué la gente recurre al “sakawa” en un país tan pobre y explotado. La joven madre soltera Ama apenas puede ganarse la vida vendiendo fruta en el mercado, así que pide a Francis, un experimentado estafador, que le enseñe como "trabajarse a los clientes".

Los miembros de esta comunidad de defraudadores intercambian experiencias durante la película, propiciando algunos de los momentos más divertidos. Mientras comentan que "el Reino Unido y Bélgica no están funcionando", y que "los canadienses están llenos de mentiras", un cliente finlandés no para de pedirle a uno de los protagonistas que "le enseñe el coño", lo cual lleva al estafador a la conclusión de que "los blancos de ahora son asquerosos".

Algunos de los estafadores compran teléfonos con un micrófono especial que hace la voz más femenina, pero OneDollar simplemente cambia el tono para sonar como una chica cuando habla con su "amante" canadiense, intentando convencerle de que le envíe dinero para un billete de avión. 

Ghana está llena de ciberchatarra, viejos ordenadores desechados en vertederos. Uno de los métodos para sacar dinero es encontrar un disco duro que contenga información personal y financiera del antiguo propietario, y aunque parece un método dudoso, vemos que funciona, pues Francis encuentra datos sobre un británico.

Cuando un cliente se "resiste", los estafadores recurren a sacerdotes vudús que realizan rituales (incorporando a veces elementos del Islam o el cristianismo) para ayudar a que la estafa funcione. En uno de esos casos, a OneDollar le dan un huevo; cuando consiga que eclosione, el cliente caerá en el fraude. Una escena en la que pone el huevo en una incubadora improvisada en una caja de madera junto a su portátil es una de las muchas imágenes extrañas y paradigmáticas que el espectador recordará. 

Asamoah nos transporta a las polvorientas calles de las ciudades y aldeas ghanesas, y a las destartaladas casas de los pobres protagonistas, e incluye varios planos aéreos de la majestuosidad de la naturaleza africana para establecer un crucial paralelismo histórico que también remite a temas éticos. El hombre blanco lleva haciendo falsas promesas a los africanos y saqueando el continente durante siglos, y a través del "sakawa", los jóvenes ghaneses solo están explotando los recursos disponibles para su propio lucro.

Sakawa es una coproducción entre la compañía belga IntiFilms y la holandesa Pieter van Huystee Film, con la colaboración de la cadena de televisión flamenca Canvas, la cadena holandesa BNNVARA y YLE Finland. La alemana Rise and Shine detenta los derechos internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy