email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS Francia / Bélgica

Crítica: Salvar o morir

por 

- Pierre Niney brilla en el segundo largo de Frédéric Tellier con la conmovedora interpretación de un bombero que ha sufrido quemaduras graves e intenta reconstruir su vida

Crítica: Salvar o morir
Pierre Niney en Salvar o morir

El relato en profundidad de un evento extremadamente dramático, situándose en la perspectiva muy documentada de aquellos que se desviven por el bien colectivo: este era ya el planteamiento de Frédéric Tellier en El caso SK1 [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(nominado a los César 2016 a mejor ópera prima y mejor adaptación, así como al Lumières a mejor fotografía), que analizaba el trabajo de los policías investigadores para identificar a un asesino en serie. En su segunda cinta, Salvar o morir [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, estrenada el miércoles 28 de noviembre en las salas francesas de la mano de Mars Films, el cineasta propone una variación todavía más intensa, centrándose en esta ocasión en el suplicio cotidiano de los bomberos de París (que son militares), y más particularmente, en el destino cruel de uno de ellos, que sufrió el fuego en lo más profundo de su carne y se enfrenta a una pérdida de identidad de una violencia física y psicológica tan fuerte, que sus perspectivas de futuro social y sentimental parecen sofocadas por una oscuridad casi insuperable.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La trayectoria de este hombre vivaz, entregado y feliz a quien la desgracia golpea en la flor de la vida, dejándole por los suelos, destrozado, obligándole a encontrar la forma de volver a conectar con la parte de humanidad que ha perdido (si es que esto es posible) y con sus seres queridos, brinda a Pierre Niney (César 2015 a mejor actor por Yves Saint Laurent [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jalil Lespert
ficha del filme
]
y nominado en 2017 por Frantz [+lee también:
crítica
tráiler
Q&A: François Ozon
ficha del filme
]
) la oportunidad de desplegar todo su talento, en una interpretación melodramática, en la línea de los papeles "heroico-desesperados" típicos de cierto cine estadounidense.

El joven sargento Franck Pasquier ejerce con rigor y entusiasmo su profesión de bombero, una verdadera vocación en la que pone mucha empatía y un sólido sentido de la solidaridad de grupo, un valor bien presente en el día a día del cuartel en el que vive junto con Cécile (Anaïs Demoustier), su pareja, que está embarazada. Entre compresiones torácicas, llamadas de auxilio de personas sin techo, accidentes de coche y suicidios en el metro, el joven pasa por altibajos, rescates exitosos o derrotas frente a la muerte, pero la conciencia de grupo suelda a todo el equipo (letanías con los nombres de los bomberos de la brigada "perdidos al fuego", la Marsellesa cada mañana en el patio, el intenso entrenamiento físico, el estado de urgencia permanente... ). Franck es ambicioso, y aprueba el exigente examen de comandante de operaciones de socorro en incendios. Pero un día, en un almacén en llamas, sufre quemaduras graves, sobre todo en la cara. ¿Cómo curarse, superar psicológicamente un trauma de este tipo, aceptar su nuevo aspecto, volver a vivir (o no) junto a sus seres queridos, ser capaz de amar otra vez, quererse a uno mismo y ser querido, reinsertarse en la sociedad? Preguntas existenciales que representan las etapas de un durísimo viacrucis en el que la llamada del vacío apenas deja espacio para unos pocos rayos de esperanza. Una exploración de las dificultades humanas que el cineasta (coautor del guion junto con David Oelhoffen) describe con una minucia que para algunos será quizás un poco melodramática, pero cuya emotiva crudeza no dejará a nadie indiferente.

Producida por Single Man Productions y coproducida por Mars Films, France 3 Cinéma y la compañía belga Umedia, Salvar o morir es vendida internacionalmente por WTFilms.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy