email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS Italia / Francia / Chile

Crítica: Santiago, Italia

por 

- Después de clausurar el 36ª Festival de Turín, llega a los cines italianos el documental chileno de Nanni Moretti, donde evoca el golpe de Estado de 1973 para hablar de la Italia moderna

Crítica: Santiago, Italia

“Era un país enamorado de Allende y de lo que estaba ocurriendo. Era fantástico, estaba bien y era bonito”. En Santiago, Italia, el documental que clausuró la 36ª edición del Festival de Cine de Turín, Nanni Moretti reconstruye el golpe de Estado de 1973, que siguió a la utopía socialista de Salvador Allende, en palabras del director de cine Patricio Guzmán. Pero el director de El Caimán [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jean Labadie
entrevista: Nanni Moretti
ficha del filme
]
también usa este acontecimiento dramático (la transición precipitada de la democracia a la dictadura) para hablar de los italianos y de la Italia actual, o de lo que era Italia y en lo que se ha convertido ante las personas que huyen de países rotos por la guerra.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Moretti construye un mosaico de varias caras (trabajadores, profesores, periodistas, artesanos, traductores, diplomáticos y directores), un caudal de voces que se entrelazan con material de archivo y confluyen en una única historia, rigurosa y viva, sobre un tiempo en que los ciudadanos chilenos experimentaron algo que hasta ese momento era impensable: soldados bombardeando su propia sede de gobierno, la que albergaba a su querido presidente, elegido de forma democrática. La película recoge testimonios sobre persecuciones, torturas con electroshock en los genitales y momentos inexplicables como un episodio relatado por la periodista Marcia Scantlebury, donde su torturadora, una mujer embarazada, le pidió que la ayudase a tejer un abrigo para su bebé. Scantlebury se vio obligada a usar unas agujas de tejer, a sabiendas de que podía ser asesinada en cualquier momento (algo de lo que es capaz de reírse en la actualidad).

Sin embargo, el tema central de la historia se encuentra más o menos a mitad de la película, cuando vemos una imagen de la embajada de Italia, una de las pocas que quedaron en Santiago después del golpe. Vemos a cientos de chilenos asustados que pretenden saltar el muro y pedir asilo. “No entraron de forma ordenada, saltaron dentro”, recuerda el diplomático Piero De Masi, “Mi ministerio no me dio instrucciones, así que los dejé quedarse”. Un muro de dos metros de alto, al que se quitaron ladrillos de aquí y de allá para crear una especie de escalera, rodea la embajada esperando el momento oportuno para saltar; padres que sujetan a sus hijos sobre sus cabezas esperando a que alguien de dentro se los lleve. Estas son las imágenes que verás y que se te quedarán grabadas en la memoria.

Finalmente, hay un viaje a Italia. Cientos de Chilenos refugiados políticos fueron recibidos en Italia, donde encontraron el calor y el apoyo de ambos partidos políticos y de los ciudadanos. Se les dio dinero y trabajo, especialmente en el conocido como “Red” Emilia, donde el 70 % de los ciudadanos votaron al PCI (Partido Comunista Italiano). “En 1973, Italia era un país maravilloso,” dice Rodrigo Vergara, un traductor. “Llegué a un país que era muy similar a lo que Allende quería crear en aquella época”, confirma el emprendedor Erik Merino, “En la actualidad, Italia se parece cada vez más Chile, en sus peores características”.

Para algunas personas, la comparación con la actual crisis migratoria puede parecer forzada: los números y las ideologías son diferentes. Pero permanece el factor humano: Santiago, Italia dejará al público con el corazón roto porque esa solidaridad instintiva parece pertenecer a otro mundo, y recordar es más necesario que nunca. “No soy imparcial,” dice Moretti en una emblemática conversación fuera de cámara con un militar chileno que todavía está en prisión y que discute la falta de objetividad de su entrevista. Por supuesto, el público ya lo sabe y lo amamos por ello.

Santiago, Italia ha sido producida por Sacher Film y Le Pacte con RAI Cinema y Storyboard Media (Chile), y se estrena en los cines italianos el 6 de diciembre a través de Academy Two.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.