email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS Italia

Crítica: La prima pietra

por 

- Rolando Ravello elige el registro cómico para abordar la mezcla de culturas y los prejuicios que conlleva, pero carece de la potencia necesaria para frenarlos

Crítica: La prima pietra
Corrado Guzzanti en La prima pietra

La prima pietra [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, la comedia del actor convertido en director Rolando Ravello, producida por Warner Bros. Entertainment Italia y Fandango, se presenta como un camino difícil: el de la mezcla de culturas y los prejuicios que conlleva. La película se basa en una obra de teatro de Stefano Massini (también autor del argumento y del guión), uno de los mejores dramaturgos contemporáneos, que a su vez se basa en el título de una ópera del canadiense Robert Lepage.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En una escuela primaria, ocurre un incidente durante los preparativos para la obra de teatro de Navidad. El pequeño Samir (Lorenzo Ciamei), que tiene muchas ganas de jugar con sus compañeros en el patio, lanza una piedra contra una ventana en un gesto de rebelión inescrutable. Tanto el conserje, Marcello (Valerio Aprea), como su esposa, Loretta (Iaia Forte), que se ocupa del mantenimiento del colegio, resultan heridos. De inmediato, el centro cita a madre del niño, una mujer musulmana (Kasia Smutniak) que llega acompañada de su intransigente suegra, Fatima (Serra Yilmaz). Ninguna de las dos tiene intención de pagar la reparación y cuando se enteran de que Samir interpretará a un buey en la obra de teatro de Navidad, estalla un conflicto en el despacho del director (interpretado por un Corrado Guzzanti, frenético y muy divertido), que la maestra (Lucia Mascino), de estilo vegano, zen y creyente en el karma, intenta aplacar con benevolencia y un poco de hipocresía. No obstante, la intención del director era transformar la obra tradicional cristiana en una representación interreligiosa: “¡Empieza con una leyenda musulmana y termina con poesías hindúes!”, protesta el hombre mientras que la situación, cada vez más asfixiante, comienza a parecerse a Un dios salvaje [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(aunque Roman Polanski se aleja mucho del tono ligero de esta comedia).

La prima pietra (lit. “La primera piedra”) llega a los cines en el momento oportuno: cuatro semanas después de que el director de un colegio de Terni anulase una obra de teatro navideña porque podía herir la sensibilidad de los niños que profesen religiones diferentes a la católica. El episodio suscitó polémica y provocó la intervención inmediata del vice primer ministro Matteo Salvini: “Se acerca la Navidad y hay que informar a los ‘directores de centros educativos’ que quieran impedir que los niños preparen obras de teatro. No sólo se trata de religión, sino también de historia, de raíces, de cultura. ¡Vivan nuestras tradiciones, yo no cederé!”.

En este caso, la realidad supera la ficción y, en el clima de soberanismo actual, es una pena que La prima pietra no tenga el impacto necesario para reducir los prejuicios con sus toques de humor. En esta película, no se observa la maldad de la comedia italiana clásica y los clichés son tan numerosos que crean el efecto de una apatía política. La película llega a los cines italianos el 6 de diciembre, a través de Warner Bros. Pictures.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.