email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS Italia

Crítica: Il testimone invisibile

por 

- La cinta noir de Stefano Mordini, protagonizada por Riccardo Scamarcio y Miriam Leone, es una serie de conversaciones y flashbacks que no logran construir el suspense que el género requiere

Crítica: Il testimone invisibile
Riccardo Scamarcio y Miriam Leone en Il testimone invisibile

En su célebre conversación con François Truffaut, Alfred Hitchcock habló sobre la diferencia entre la sorpresa y el suspense, apuntando que para crear 15 minutos de verdadero suspense, es crucial que el público esté perfectamente informado de todos los elementos participantes. En su cinta noir Il testimone invisibile [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, remake del film español Contratiempo [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Oriol Paulo, el director Stefano Mordini y su coguionista Massimiliano Catoni parecen haberse tomado las recomendaciones de Hitchcock con demasiada literalidad. La película, que es una producción de Warner Bros. Entertainment Italia y Picomedia que se estrenará en los cines italianos el 13 de diciembre de la mano de Warner, se compone de una sucesión de noticias en la prensa, rastros, pistas y suposiciones que se entretejen ante el espectador, exigiéndole una gran concentración. Sin embargo, el verdadero desafío no es descubrir al culpable, sino evitar dormirse antes del final de la película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Riccardo Scamarcio, que fue el apasionado protagonista del film de Mordini Pericle il nero [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Stefano Mordini
ficha del filme
]
, estrenado en 2016, interpreta a Adriano Doria, un exitoso hombre de negocios de cuarenta años que un día se despierta en una habitación en un hotel de montaña junto a un cadáver, una típica situación de thriller. El cuerpo sin vida es el de su joven amante, Laura (Miriam Leone, Amor a la siciliana [+lee también:
crítica
tráiler
making of
ficha del filme
]
), que ha sido golpeada en la cabeza con un objeto metálico. La habitación está cerrada por dentro (como en Los crímenes de la calle Morgue, el libro de 1841 de Edgar Allan Poe), y cuando llega la policía, Adriano es acusado de asesinato, a pesar de declarar su inocencia. En arresto domiciliario en su elegante apartamento, Adriano debe pensar argumentos para defenderse antes de que le interroguen, en unas pocas horas, con la ayuda de un especialista del pensamiento lateral enviado por su abogada, Virginia Ferrara (Maria Paiato). 

El film va desarrollándose a través de la alternancia entre flashbacks y conversaciones entre Adriano y su abogada Ferrara, que presiona cada vez más al joven hombre de negocios para descubrir la verdad. Las referencias más evidentes de la película son El proceso Paradine, de Hitchcock,  Anatomía de un asesinato, de Otto Preminger, 12 hombres sin piedad, de Sidney Lumet, Sospechosos habituales, de Bryan Singer, y Pura formalidad, de Giuseppe Tornatore. Pero por desgracia, Il testimone invisibile no ha aprendido algo muy importante de estas obras maestras: para crear suspense, hay que sumergir a los espectadores en la acción obligándolos a involucrarse en ella. Y en palabras de Hitchcock, "si hay algo más importante que la lógica, es la imaginación". No debe traicionarse a los espectadores con elementos poco plausibles y un sentido forzado de la no lógica como componentes de un juego formal (dos de los muchos ejemplos de esto que aparecen en la cinta de Mordini son el robo de los datos bancarios por parte de Laura y la coincidencia en torno al mechero dorado).

El guion de Il testimone invisibile es tan sesgado y artificial que hasta las interpretaciones de los actores resultan incómodas. No hay reflexiones veladas sobre el mal, la dinámica de las relaciones humanas o el poder del dinero. La película tampoco dedica atención a ciertos aspectos regionales que han enriquecido muchas cintas recientes del noir literario italiano (grandes éxitos todas ellas), delegando la responsabilidad de geolocalizar la historia en las maravillosas ambientaciones de Trentino. El film tampoco aspira a aludir a las actuales tendencias del cine de género, como el thriller escandinavo. Basada en la novela noruega de Karin Fossum, No mires atrás [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, de Andrea Molaioli —que fue merecidamente aclamada por crítica y público— se desplazaba de los fiordos a los Alpes cárnicos, empleando los mecanismos narrativos del género para reflexionar sobre la provincia italiana y poniendo un gran esmero en las interpretaciones de los actores.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.