email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2019 Panorama

Crítica: Selfie

por 

- BERLÍN 2019: Rechazando de pleno la romantización del crimen, Agostino Ferrente dirige un documental sobre un barrio conflictivo en Nápoles, rodado con smartphones por sus jóvenes protagonistas

Crítica: Selfie

“El lugar donde vivo no me gusta, hay demasiada gente y está sucio”. Alessandro, de 15 años, trabaja de camarero en un bar. Vive en el barrio Traiano de Nápoles, donde se puede comprar cualquier tipo de droga. Su mejor amigo es Pietro, de 16, que ahora mismo no tiene trabajo, pero le gustaría ser barbero; es un joven que pesa 119 kg y tiene una afable sonrisa. Ha perdido a tres primos; los tres fueron asesinados en la circunvalación. Alessandro y Pietro eran amigos de un chico de 17 años, David, que iba en moto una noche; un policía le mató, creyendo que era un fugitivo a la fuga. Alessandro y Pietro son los protagonistas de Selfie [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Agostino Ferrente, que se proyectará en la sección Panorama, en la Berlinale. Como el título sugiere, el director (que también realizó la galardonada L’orchestra di Piazza Vittorio [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
) dio dos smartphones a los muchachos para que contaran su vida a través de vídeo-selfies, y montando posteriormente el material. Cabe destacar que en la competición oficial de la Berlinale 2019 se proyectará también la cinta italiana La paranza dei bambini [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Roberto Saviano
ficha del filme
]
, de Claudio Giovannesi, adaptación de una novela de Roberto Saviano sobre seis quinceañeros armados y su intento de conquistar el barrio napolitano de Sanità. Una película que difiere mucho de Selfie en términos de estilo e intención, pero que también revela la necesidad de los cineastas italianos de explorar los territorios de la Gomorra italiana y reflexionar sobre la generación futura.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Selfie le da la vuelta al estereotipo vigente de la romantización de la delincuencia; hay un momento explícito en el que los dos protagonistas debaten qué mensaje trasladar con su historia. Alessandro cree que deben centrarse en las cosas bellas del barrio, mientras que Pietro cree que no deben dejar de mostrar la fealdad. Pero ambos sueñan con liberarse de la degradación de una sociedad que se identifica con la ilegalidad. Los dos amigos graban momentos de sus vidas cotidianas. Se preguntan si un bronceado con rayos les hará triunfar entre las mujeres. Van a nadar a Posillipo; “¿Crees que tendremos una casa allí algún día?”, suspiran. Van a visitar al padre del amigo muerto. Cuando sucedió el accidente, la prensa cubrió el caso con mucha superficialidad, y muchos napolitanos, cansados de la delincuencia, dijeron, “uno menos”. El director deja que los chicos den su propia perspectiva de un acontecimiento tan serio, y su mundo parece girar en torno a esta muerte. De forma similar, en su documental What You Gonna Do When The World’s On Fire? [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Roberto Minervini
ficha del filme
]
, en liza en Venecia 2018, Roberto Minervinitambién abordó una serie de asesinatos brutales de jóvenes afroamericanos a manos de la policía en Estados Unidos. En varios fragmentos, Checco, de 19 años, dice: “las drogas son dinero fácil, pero o bien acabas en la cárcel, o te mata la competencia”. Mientras tanto, uno de sus amigos es un fanático de las armas, y habla de Glocks, calibres .38, 9x21s y 375s, su “favorita”. Los ejercicios de machismo ocultan cierto miedo. Del otro lado, mujeres jóvenes y maquilladas mandan mensajes tranquilizadores a sus familias (que resultan escalofriantes para los espectadores): “No me gusta vivir aquí, pero si mi futuro marido fuera a la cárcel a cumplir una condena de diez años, le esperaría sin traicionarle”.

Lo más fascinante de Selfie no es tanto su uso de los móviles (Unsane, de Steven Soderbergh, se presentó en la Berlinale 2018 como “el primer thriller filmado con un iPhone”), metraje al que Ferrente suma imágenes sacadas de cámaras de vigilancia, como el hecho de que representa un formato cinematográfico cambiante, gracias a la innovación del lenguaje, que se centra más en las poéticas tecnológicas, en las que el cuerpo contando su propia historia representa un elemento constitutivo del texto dramatúrgico. Producida por Magneto y Arte Francia, en coproducción con la compañía italiana Casa delle Visioni y RAI Cinema, Selfie es vendida por Deckert Distribution.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.