email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2019 Competición

Crítica: The Kindness of Strangers

por 

- BERLINALE 2019: Los que esperaban con ganas el regreso de Lone Scherfig la autora están de enhorabuena, pero también deberían tener cuidado con lo que desean

Crítica: The Kindness of Strangers
Zoe Kazan y Tahar Rahim en The Kindness of Strangers

En 2001, la directora danesa Lone Scherfig irrumpió en Berlín como un soplo de aire fresco. Su cinta al estilo de Dogma Italiano para principiantes era una historia sombríamente graciosa y cálidamente humanista sobre almas perdidas en la soñolienta periferia de Copenhague que vuelven a la vida (y al amor) a través de un curso de italiano. Un reparto de primera línea y un guion perfectamente equilibrado valieron a Scherfig el Oso de Plata, el premio de la crítica y el del público. Poco después, Ingmar Bergman dijo que la cinta era una obra maestra. Posiblemente tan buena como su siguiente film, Wilbur se quiere suicidar [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, primera película anglófona de Scherfig y ambientada en Escocia. Desde entonces, la cineasta ha dirigido producciones internacionales como An Education [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, One Day (Siempre el mismo día) y Su mejor historia [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lone Scherfig
ficha del filme
]
, demostrando grandes capacidades directivas, aunque no escribiera sus guiones; su obra tiende a lo feel good, si bien no carece de cierto toque subversivo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Cinesquare Internal News

18 años después de asaltar Berlín, la directora y guionista Scherfig vuelve a la competición, como preparada para conquistar Manhattan, pues una nueva panda de pillos necesitados de alguien que les guíe va a la deriva en la agridulce salsa de la Gran Manzana. Y es que The Kindness of Strangers [+lee también:
tráiler
entrevista: Lone Scherfig
ficha del filme
]
, cinta de apertura de la 69ª Berlinale (7-17 de febrero) es, en muchos sentidos, una nueva Italiano para principiantes, pero al estilo de la metrópolis. También es el primer guion que Scherfig firma en 18 años.

Ciertamente, nuestros queridos principiantes de los anodinos suburbios daneses no parecen andar muy lejos. Jeff, un patán simpático pero desgraciado, interpretado por Caleb Landry Jones, es la nueva encarnación de la torpe dependienta de panadería que interpretó Anette Støvelbæk, y David Dencik podría haber heredado la mugrienta bata de Jesper Christensen, sin lavar desde 2000, pues interpreta un rol similar al del fumador cascarrabias. Timofey (Bill Nighy) es un reacio restaurador, propietario de The Winter Palace, establecimiento a cargo de Marc (Tahar Rahim), un expresidiario bienintencionado pero sin suerte, a quien da malos consejos un amigo abogado, John Peter (Jay Baruchel). Esta multitud de amables granujas se reúnen en torno a una refugiada de la violencia doméstica, Clara (Zoe Kazan), y una enfermera y terapeuta de grupo, Alice (Andrea Riseborough), que representan, respectivamente, la Blancanieves y el Hada Madrina de la historia. También asoma su cabeza un auténtico ogro: el marido abusivo de Clara, interpretado por el apuesto Esben Smed. Los dos hijos de la pareja (los maravillosos Jack Fulton y Finlay Wojtak-Hissong) también se ven afectados. La gran cuestión que se plantea es la siguiente: ¿por qué las personas no pueden ser buenas y punto?

En definitiva, aquellos que deseaban el regreso de Sherfig la autora, y no el de Scherfig la artesana, no tendrán que esperar más, pero también deberían tener cuidado con lo que desean. La última vez, la cineasta seguía las reglas de Dogma, forjando una relación íntima con sus sujetos. Sin tales limitaciones (incluyendo una constante banda sonora que hace que Lo que el viento se llevó parezca un poco lo-fi), puede que acabes teniendo más Scherfig de lo que querías. O puede que disfrutes la obra de una cineasta que conoce la diferencia entre la calidad y lo kitsch y que a veces se permite mezclar las dos —maldita sea la hora—. Como hacía en algunas ocasiones el propio Bergman.

The Kindness of Strangers es una producción danesa, canadiense, sueca, francesa y alemana. Es una presentación de HanWay Films, Ingenious Media, Apollo Media Inc, Entertainment One, junto con Film i Väst, Unlimited Stories, Nadcon Film, D'Artagnan SAS, Arte France Cinema, de una producción de Creative Alliance y Strada Film. Las ventas internacionales están a cargo de HanWay Films.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.