email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLÍN 2019 Generation Kplus

Crítica: My Extraordinary Summer with Tess

por 

- BERLÍN 2019: La primera película del director holandés Steven Wouterlood trata de cómo un chico y una chica se descubren a sí mismos en el paso de la infancia a la adolescencia

Crítica: My Extraordinary Summer with Tess
Sonny van Utteren en My Extraordinary Summer with Tess

El director holandés Steven Wouterlood sigue teniendo éxito con sus obras de contenido infantil, esta vez con su primer largometraje: My Extraordinary Summer With Tess [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que acaba de ser estrenado mundialmente en la sección Generación Kplus de la Berlinale (del 7 al 17 de febrero) y compite por el premio GWFF a Mejor ópera prima 2019.

La película, adaptación de una novela escrita por la holandesa Anna Woltz, trata sobre unos niños en sus primeros pasos hacia la juventud. Steven Wouterlood consigue representar lo agridulce de la transición del niño inocente al adolescente pícaro, aunque el final de la historia resulta un poco precipitado.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Sam (Sonny van Utteren) está pasando una semana de veraneo con su familia en la isla de Terschelling. Todos sus planes de aventura y diversión se frustran cuando su hermano se rompe el tobillo, aunque de todas formas Sam ya se había dado cuenta de que, siendo el pequeño, tarde o temprano se quedaría solo, ya que su familia moriría antes que él.  Para prepararse Sam empieza un “entrenamiento de soledad” que consiste en pasar horas errando por la isla cada día.

Su entrenamiento se ve interrumpido por Tess (Josephine Arendsen), una chica de la isla que parece aún más extravagante que él. Su nueva amiga le lleva a dar la bienvenida a la isla a unos turistas que se alojan en la pensión de su madre, Hugo (Johannes Kienast) y Elise (Terence Schreurs). En un principio, los motivos de Tess para pasar tiempo con Hugo son ambiguos y Sam sufre cuando ella le miente o le deja para estar con él. Cuando por fin le revela a su nuevo amigo que Hugo es su padre biológico (algo que él mismo ignora), Sam se da cuenta de que alejarse de la familia no es la mejor forma de superar la soledad.

En esta historia de dificultades preadolescentes en la que los personajes afrontan pérdidas y lidian con las relaciones familiares y las amistades, Steven Wouterlood consigue crear un ambiente alienado del mundo real donde los protagonistas deambulan por un país de cuento de hadas, en el que no faltan las dunas, las playas azules y las cabañas recónditas repartidas por toda la isla. Este escenario permite al Director de Fotografía, Sal Kroonenberg, recrearse y jugar con el encuadre, con planos amplios que muestran las desérticas costas durante el “entrenamiento de soledad” del personaje, o a Tess y Sam separándose tras una discusión. Sonny Van Utteren y Josephine Arendsen enriquecen la trama con su naturalidad, creando personajes cercanos y con los que podemos sentirnos identificados, a partir de un guion ingenioso que representa fielmente la forma de ser de un joven adulto.

Steven Wouterlood se centra principalmente en Sam y la historia de Tess se presenta con prisa, así como el final, que es muy precipitado. La película trata profunda y meticulosamente la evolución de Sam, un ermitaño voluntario hasta que sufre una revelación purificadora que le hace descubrir el valor de la familia. La historia de Tess es igualmente compleja pero el director no le presta la misma atención. En vez de tener a una conclusión elaborada, el reencuentro de su familia resulta demasiado conveniente y poco sólido.

Aunque esta película sea sobre Sam, y Tess no sea más que la inspiración del protagonista para darse cuenta de la importancia de la familia, el final desvela que la historia de Tess es algo más que un simple añadido. De todas formas, la moraleja de hacer uso del propio tiempo para disfrutar de los seres queridos es clara y comprensible para la audiencia, a la vez que refuerza el atractivo de la trama.

My Extraordinary Summer With Tess ha sido producida por las compañías holandesas Bind  y VPRO Television, y la alemana ostlicht filmproduktion GmbH. Picture Tree International se encarga de la distribución internacional.

(Traducción del inglés por Pedro Andueza González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.