email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2019 Panorama

Crítica: Talking About Trees

por 

- BERLÍN 2019: El sudanés Suhaib Gasmelbari cuenta la historia de la heroica aventura en la que se embarcan cuatro cineastas veteranos que quieren resucitar el cine en un país bajo estricto dominio islamista

Crítica: Talking About Trees

Volver a traer películas a Sudán, esto es lo que se proponen Ibrahim, Suleiman, Manar y Altayeb, que llevan siendo amigos casi medio siglo. Recuperar las películas en un país que ya no tiene cines abiertos, en el que los niños ni siquiera conocen la expresión "ir al cine", supone reconstruir físicamente las propias salas y reinventar lo que la mayor parte del mundo libre da por sentado: un arte y una industria que nacieron hace más de un siglo, antes de evolucionar y atravesar diversas crisis y momentos interesantes. Talking About Trees [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, del director sudanés Suhaib Gasmelbari —su primer largo, seleccionado en el Panorama de la Berlinale y ganador del premio a mejor documental de la muestra—, cuenta la historia de esta aventura heroica y en cierto modo graciosa. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Ibrahim, Suleiman, Manar y Altayeb no son personas corrientes. Se fueron de su país en los años 60 y 70 para estudiar cine y en 1989 fundaron el Sudanese Film Group. Tras años de distancia y exilio, se han reunido con la esperanza de cumplir por fin un viejo sueño. Ibrahim Shadad, el más radical de los cuatro, estudió cine en los años 60 en la Universidad de Cine Babelsberg Konrad Wolf, en Alemania Oriental. Muchos de sus proyectos se prohibieron en Sudán. Pasó años exiliado en Egipto y Canadá antes de regresar. Manar Al Hilo se graduó por el Instituto Superior de Cine de El Cairo en 1977y se ha dedicado desde entonces a producir películas creadas por sus amigos en Sudán. Suleiman Mohamed Ibrahim, el miembro impulsor del grupo, estudió documental en el Instituto de Cine Gerasimov de Moscú. Dirigió un corto que fue premiado en el Festival Internacional de Cine de Moscú 1979. Tras el golpe militar de 1989, se negó a irse al exilio. Por último, Al-Tayeb Mahdi, un hombre parco en palabras, se graduó por el Instituto Superior de Cine de El Cairo en 1977 y se ha dedicado a dirigir cortos artísticos y políticamente valientes.

En el prólogo de Talking About Trees, los cuatro hombres hablan a la luz de velas, pues la compañía nacional de electricidad ha cortado el suministro en la zona, una especie de rechazo metafórico del propio cine, que se manifiesta en la luz. Las imágenes saltan por un estudio de radio. Ibrahim afirma que el cine es un héroe "que puede morir una muerte natural o ser asesinado por un traidor". La polémica todavía rodea al régimen dictatorial islamista, mientras que la pasión por la industria del cine se mantiene fuerte todavía. Viajando en una caravana vieja y oxidada, los cuatro amigos llegan a la plaza de un pueblo y extienden una tela sobre un muro. No tardan en acudir hombres, mujeres y niños, que se sientan en las sillas de este cine improvisado. El proyector comienza: es Tiempos modernos, de Charlie Chaplin; los niños ríen. Pero los amigos sueñan con proyectar una película en un anfiteatro de 5000 plazas al aire libre en Khartoum. "Sin patrocinadores ni publicidad, sin discursos ni ministros del gobierno". El propietario del anfiteatro (que se llama Revolution Cinema) les autoriza a restaurar el edificio. Sin embargo, todavía tienen que pedir permiso al ayuntamiento y al Departamento de Inteligencia y Seguridad Nacional. Así que escriben al Ministerio de Cultura, argumentando un "interés mutuo por revitalizar el cine como forma de atraer a los jóvenes". Además, necesitan encontrar un proyector de 10.000 lúmenes y una pantalla, y también tienen que averiguar qué quiere ver la gente, así que realizan una encuesta. La cinta elegida es Django desencadenado, de Quentin Tarantino. Pero Seguridad Nacional interpone nuevos obstáculos en su camino, y la autorización no tarda en revocarse debido a "políticas de moralidad" y por "seguridad política". Mientras tanto, el presidente Omar Al-Bashir sale relegido, con el 94.5 % de los votos. El poder político y religioso vence de nuevo.

Este documental es una producción de AGAT Films & Cie (Francia) en colaboración con el Sudanese Film Group y en coproducción con Goï Goï Productions (Chad), Made in Germany Filmproduktion (Alemania), Vidéo de Poche (Francia) y Doha Film Fund (Catar).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy