email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CPH:DOX 2019

Crítica: The Reformist

por 

- La fascinación de Marie Skovgaard por la mujer tras la primera mezquita de Europa dirigida por imanes mujeres es contagiosa

Crítica: The Reformist
Sherin Khankan en The Reformist

The Reformist [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Marie Skovgaard, la película que inaugura la presente edición de CPH:DOX (del 20 al 31 de marzo), saca mucho partido a su protagonista. Después de haber generado una oleada de titulares, a los que también se hace referencia, era cuestión de tiempo que la activista danesa Sherin Khankan tuviese su propia película, que se ha presentado en la sección Dox:Award junto con otros 12 trabajos, entre los que se encuentran The Rest [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, de Ai WeiWei, y Swarm Season, de Sarah J. Christman. Sin embargo, la película de Marie Skovgaard se queda en la superficie en lugar de intentar comprender los actos de una mujer que confronta intencionadamente a un sistema que no se muestra dispuesto, ni parece necesitar, ninguna confrontación.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Aunque la decisión de Khankan de abrir la primera mezquita de Europa regentada por mujeres imanes como ella fue una decisión arriesgada, no se quedó ahí: cuando empezó a oficiar matrimonios interreligiosos entre mujeres musulmanas y hombres no musulmanes, alejó a las personas más allegadas a su causa. La película de Skovgaard ilustra bastante bien esta situación, en lugar de hacer una narrativa de “nosotros” contra “ellos”, para evolucionar hacia un tema mucho más complejo, con colaboradores apartados por no estar de acuerdo con sus apresuradas decisiones, y que parecen no estar contentos con su nueva fama.

Por otra parte, su fama es perfectamente comprensible —con su apariencia de representante de Neutrogena y su voz suave— Sherin parece el ejemplo a seguir que las revistas de moda suelen presentar, el “paquete completo” capaz de vender cualquier mensaje. Al menos a cierto tipo de público, ya que su interpretación de un islam abierto con las mujeres (como su rotunda negación a cubrirse el pelo en público, optando por un “velo interior”) es recibida, al principio, con sonrisas de suficiencia y después, con hostilidad. Y aunque Skovgaard no es ciega a sus defectos (Khankan se nos muestra como una líder impetuosa y no como una persona que trabaja en equipo), se muestra fascinada por su viaje y por su aparente incapacidad de parar. Huelga decir que, cuando se ve obligada a aceptar oficiar una boda gay, lo hace notar en la ceremonia.

Pero la información sobre su vida privada es escasa, y parece un poco forzada, ya que Khankan se siente más cómoda debatiendo sobre religión que hablando de su vida privada. Como mujer divorciada y madre de cuatro hijos, puede ser más abierta que sus colegas “conservadores” a la hora de conceder el divorcio a mujeres que intentan escapar de maridos violentos, pero la mención al matrimonio feliz de sus padres —un sirio musulmán y una cristiana finlandesa— es muy acertada. Dicho esto, la película también parece un atisbo, al igual que las entrevistas interesantes pero nada profundas que concede aquí. Pero como Khankan enfatiza la necesidad de “crecer en su papel” de forma gradual, puede que Skovgaard la haya retratado como una reformista en progreso, por así decirlo.

The Reformist ha sido producida por Jesper Jack, de la compañía danesa House of Real. First Hand Films World Sales gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.