email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

PELÍCULAS / CRÍTICAS

Crítica: Void

por 

- La película de Aleksi Salmenperä, que ha obtenido el premio Jussi, expresa la necesidad de cambio pero tropieza con sus propias ideas

Crítica: Void
Tommi Korpela y Laura Birn en Void

Void [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Aleksi Salmenperä, resultó ser una la sensación indie que arrasó en los premios finlandeses Jussi Awards (ver las noticias), donde fue reconocida en las categorías de Mejor película, Director, Diseño de Sonido y Edición. También se hizo con el Nordisk Film Prize, dotado con 20.000 €. Aunque no es una sorpresa —Salmenperä es un director apreciado por la crítica que ya obtuvo la estatuilla de yeso por Distractions [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
 (2016), otra colaboración con Laura Birn y Tommi Korpela—, en esta ocasión, su éxito tiene un significado diferente. En gran parte porque Void, que se hizo sin el apoyo de la Finnish Film Foundation, se convirtió en la película que muchos estaban esperando: una producción independiente que actúa como dedo corazón ante la industria que la creó pero no la dejó surgir. En este caso, el dinero se destinó a otro proyecto que nunca se materializó.   

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Salmenperä parece ser el tipo de director que se crece bajo presión, ya que este contratiempo no le impidió llevar a cabo su proyecto (su voz es única, a pesar de las limitaciones de su discreto presupuesto, que son un elemento más de la película). No son sutiles sus referencias a películas finlandesas “muy malas” (en especial, las que consiguieron financiación, suponemos). Dejando a un lado estos problemas, la película trata de un debate interesante, y casi nada innovador, sobre la creatividad a través de dos artistas que intentan ser creativos tanto en casa como en su trabajo. Aunque en el caso del escritor Eero (Korpela), cuyo bloqueo se ha alargado cinco años, es casi lo mismo.

Sin embargo, él y su compañera, la famosa actriz Pihla (Birn), quieren más. Es decir, él quiere escribir una novela real y ella quiere interpretar un papel real (“¿En una película estadounidense?”, dice él con franqueza). Salmenperä parece disfrutar difuminando la línea entre realidad y ficción, ya que Pihla se encuentra en el mismo punto que Birn, con varios proyectos nacionales e internacionales. Pero por cada comentario sobre el papel de las mujeres en la industria que resulta familiar o el curioso repaso a sus papeles anteriores, también hay algunos nuevos, casi tan ridículos como los falsos papeles de Julia Roberts en Notting Hill. En su país de origen, Finlandia, se ha anunciado como una “comedia”, pero sus bromas privadas (que se apreciarán mejor en su país) provocan una sonrisa de suficiencia en lugar de carcajadas. A menos que alguien hable de sangre en las heces.  

No obstante, todos estos ingredientes convierten a Void en un gran éxito, a pesar de haber sido grabada en blanco y negro. Hay diálogos ácidos, personas que se descalifican constantemente unas a otras o que esperan a dar el golpe perfecto, y una banda sonora jazzística que es irritante en su justa medida. Casi podemos oír la risita maquiavélica del director durante toda la película. Si aplicásemos aquí el famoso método de Soderbergh “uno para ellos, uno para mí”, ya sabemos dónde dejaría Salmenperä lo segundo, pero será interesante ver lo que hace cuando acabe la diversión y empiece a pensar otra vez en su público. Las oportunidades surgen con algo que nadie espera (hasta que empiece la temporada de premios).

Void ha sido escrita, dirigida y producida por Aleksi Salmenperä, junto con Bufo y Sahadok. Ha sido coproducida por Samu Heikkila, Laura Birn, Tommi Korpela, Tuomas KlaavoArtturi Mutanen y Jani LehtinenB-Plan Distribution se encarga de su distribución en Finlandia.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.