email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Crítica: Curiosa

por 

- El primer largometraje de Lou Jeunet, sobre el erotismo y la emancipación de una mujer en el siglo XIX, destaca pero no termina de convencer

Crítica: Curiosa
Noémie Merlant en Curiosa

En el panorama de la producción francesa, clara y diversificada, el peso de los derechos televisivos suele dificultar la audacia de los jóvenes cineastas. Curiosa [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, el primer largometraje de Lou Jeunet, estrenado en los cines franceses por Memento Films Distribution, suponía todo un reto, con una directora al frente de una obra inspirada en fotografías eróticas de 1897. ¿La modelo? Marie de Régnier, una joven de la burguesía cultural parisina (su padre era el poeta José María de Heredia). ¿El fotógrafo? El novelista Pierre Louys, un seductor que no esconde su apetito carnal (“Para mí, el amor es la satisfacción de los sentidos”). Dos personajes que mantienen un idilio secreto, de cinco a siete desnudos clandestinos e iniciáticos (“Me importa ser fotografiada en poses que la moral no aprueba”). Pero pronto los sentimientos interfieren en la diversión.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“Yo no pude ser tu marido, así que seré tu amante. Voy a enseñarte todos los vicios”. El seductor Pierre (Niels Schneider) le quita Marie (Noémie Merlant) a su “amigo” Henri de Régnier (Benjamin Lavernhe), también poeta pero desprovisto de fantasía. La joven, que fue obligada a casarse para saldar las deudas de sus padres, se lanza a los brazos de Pierre. Pero este último también tiene, entre otras conquistas, a la electrizante Zohra (Camélia Jordana), con costumbres liberales para la época y a quien comparte con sus amigos. En realidad, Pierre es un voyeurista que no pierde ocasión de completar su colección de fotos de desnudos femeninos. Los celos y la pasión consumirán a Marie, dispuesta a todo para conseguir el amor de Pierre, y que se mostrará hermética cuando su marido descubra las fotos eróticas (“¿Quieres que te trate como a una puta?”).

A pesar de las miradas, impresiones, colores y diálogos entre personas de clase alta (“No digas ‘Quiero sexo’, di ‘Estoy nerviosa’”), Curiosa se queda en la superficie de la crudeza a la que podría llegar su temática, ya que se centra más en el roce que en la procacidad (el personaje de Zohra protagoniza algunas escenas más “cálidas”). La película prefiere centrarse en Marie (una excelente Noémie Merlant), que retrata el papel de las mujeres en la sociedad de la época y su proceso de emancipación. Pero las motivaciones profundas de Pierre son tan confusas que sus sentimientos no llegan a impactar al espectador. El largometraje se queda entre dos aguas, dudando de su audacia inicial y vacilando entre el cuerpo y el corazón. Si a esto le añadimos unas interpretaciones bastante desiguales y algunos episodios de excesiva aceleración narrativa, el conjunto da lugar a una curiosa mezcla (el final del siglo XIX es tratado con una relativa modernidad, principalmente a través de la música new wave de Arnaud Rebotini) a la que no le faltan cualidades, pero que es muy poco homogénea para convencer.

Curiosa ha sido producida por Curiosa Films y coproducida por Playtime, mientras que Memento Films International se encarga de las ventas internacionales.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.