email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Crítica: Lo dejo cuando quiera

por 

- Con esta versión española, orquestada por Carlos Therón, Mod Producciones intenta repetir el éxito del taquillazo italiano del mismo título

Crítica: Lo dejo cuando quiera
Carlos Santos, David Verdaguer y Ernesto Sevilla en Lo dejo cuando quiera

Mod Producciones, compañía capitaneada por Fernando Bovaira, siempre detrás de los films de Alejandro Amenábar (Ágora [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, Los otros
) y alguno del mexicano Alejandro González Iñárritu (Biutiful [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
), ha sabido astutamente jugar en otros campos menos trascendentes y, sin disimulo comercial, lograr éxitos que ayudasen a levantar luego propuestas artísticas más arriesgadas (y costosas). Ahí están, para demostrarlo, sus exitosas comedias Promoción fantasma [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(1,7 millones de euros de recaudación), La tribu [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(6 millones €)y Cuerpo de élite [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(6,3 millones), que hasta tuvo su correspondiente spin off en formato serie, producida también por Mod junto a Atresmedia. Ahora, asociados a otro poderoso grupo mediático español, Telecinco Cinema, el equipo de Bovaira va a intentar repetir jugada maestra con Lo dejo cuando quiera [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, otra película que busca la carcajada salvaje y la diversión absoluta, versión hispana del taquillazo italiano Smetto quando voglio [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Sydney Sibilia
ficha del filme
]
, dirigida por Carlos Therón (curtido en el humor gracias a títulos como Fuga de cerebros 2 [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
y Es por tu bien [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Ante este estreno, parece que Italia se está afianzando como laboratorio cuyas fórmulas se repiten al otro lado de las costas mediterráneas: Álex de la Iglesia recaudó mucho más con su revisión de Perfectos desconocidos [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(20,7 millones de euros) que con películas más autorales y personales como las previas El bar [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Álex de la Iglesia
ficha del filme
]
(2,8 m. €) o Mi gran noche [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
(2,4 millones). Habrá que ver qué resultado da en taquilla este Lo dejo cuando quiera –que contará con el arrollador apoyo publicitario del grupo audiovisual coproductor del film– para que se convierta (o no) en una saga cinematográfica, como ha sucedido con el original de la Península Itálica, donde ya se han estrenado tres títulos consecutivos.

Los guionistas Cristóbal Garrido y Adolfo Valor han agarrado el original transalpino y lo han traído a terreno carpetovetónico, recortando el número o cambiando de sexo a alguno de sus personajes centrales, pero el argumento viene a ser el mismo: unos profesores consiguen salir de la precariedad económica comerciando con unas drogas sintéticas de gran aceptación entre los jóvenes. Así, Lo dejo cuando quiera viene a ser un primo lejano de Breaking Bad, serie norteamericana a la que se rinde tributo desde algunos de sus diálogos. Se trata de un film de humor negro, salvaje y sin complejos que –haciendo bromas sobre las crisis económica y el desprestigio laboral de las licenciaturas universitarias– logra que el público que no busque alardes artísticos se lo pase tan bien viéndolo como los actores rodándolo.

Éstos son David Verdaguer (actor fetiche de Carlos Marqués-Marcet que regresa a la comedia felizmente –ahí está su delirante momento El club de los poetas muertos para deleitarnos- tras su incursión en el género con No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
), Ernesto Sevilla (uno de los mejores cómicos españoles, con quien ya nos descacharramos en Campamento Flipy [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
) y Carlos Santos, toda una sorpresa tras verle, en un registro diametralmente opuesto, en el thriller político El hombre de las mil caras [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Alberto Rodríguez
ficha del filme
]
, dirigido por Alberto Rodríguez (aquí se marca un número musical, al ritmo del hit ochentero Será porque te amo, de Ricchi e Poveri, sencillamente antológico y psicotrópico).

Les secundan en esta fiesta lisérgica Cristina Castaño (que trabajó en la mencionada teleserie Cuerpo de élite y en comedias como Bajo el mismo techo [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
), Miren Ibarguren (Fe de etarras [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
) y Ernesto Alterio, metido en el rol de un personaje ambiguo, bicho y manipulador. El trabajo de todos ellos, más una banda sonora acorde con el subidón que experimentan los personajes y una fotografía de colores estratosféricos en la línea de Resacón en Las Vegas, junto a un montaje espídico, convierten a Lo dejo cuando quiera en una especie de dibujo animado sobrepasado de estimulantes: todo un insustancial placer culpable.

Lo dejo cuando quiera, rodada en Madrid, durante siete semanas, en agosto y septiembre de 2018, es una película de Mod Producciones y Telecinco Cinema, con la participación de Movistar + y Mediaset España. Ha contado con la ayuda del ICAA y de sus ventas internacionales se encarga Filmax. La distribuye Sony Pictures Entertainment Iberia, que la estrena el 12 de abril en salas españolas.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.