email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Crítica: El hijo del acordeonista

por 

- Fernando Bernués adapta al cine el libro homónimo de Bernardo Atxaga, intentando transmitir la nostalgia y el dolor de los enfrentamientos personales y políticos del original literario

Crítica: El hijo del acordeonista
Eneko Sagardoy y Cristian Merchán en El hijo del acordeonista

El hijo del acordeonista es una de las novelas más célebres y personales del escritor vasco Bernardo Atxaga, de quien ya llevó al cine Montxo Armendariz su también famosa Obabakoak en 2005 (Obaba), con Eduard Fernández, Pilar López de Ayala, Juan Diego Botto y Bárbara Lennie en su reparto; y en 2011 se estrenó Bi anai (Dos hermanos), dirigida por Imanol Rayo, también inspirada en un libro suyo. Ahora es Fernando Bernués (San Sebastián, 1961) quien se ha enfrentado a su primer trabajo de dirección de largometraje en solitario (ya firmó junto a Mireia Gabilondo, en 2006, Kutsidazu bidea, Ixabel (Enséñame el camino, Isabel), y tres años después Mugaldekoak (Operación Comête) trasformando en imágenes las páginas de El hijo…: el director cuenta asimismo con un amplio currículum como hombre de teatro, productor, realizador de televisión y guionista.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Interpretada por Aitor BeltránIñaki RikarteCristian Merchán, Bingen Elortza, Joseba Apaolaza, Mireia Gabilondo, Frida PalssonMiren Arrieta, Laia Bernués y Eneko Sagardoy (ganador del Premio Goya 2018 al mejor actor revelación del año anterior por Handia [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Aitor Arregi y Jon Garaño
ficha del filme
]
), El hijo del acordeonista [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
se divide en tres partes (o capítulos temporales/geográficos: 1, Obaba; 2, Francia; y 3: Stoneham, que representan, como en la novela original, la infancia, juventud y madurez de sus protagonistas) a partir del guion de Patxo Telleria que, a través de los sucesos que viven sus personajes, deja traslucir la convulsa historia política del País Vasco durante buena parte del siglo XX. La cámara seguirá los pasos de David y Joseba, desde que compartían aula rural hasta su edad madura, pasando por sus años de mocedad revolucionaria, armada y represaliada.

Con una emotiva banda sonora compuesta por Fernando Velázquez (Un monstruo viene a verme [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Juan Antonio Bayona
ficha del filme
]
),
la película –dialogada en euskera, inglés y castellano– en ocasiones carece de la tensión que demandan las situaciones que muestra, debido a una puesta en escena poco arriesgada que, por momentos, recuerda más a una teleserie de época que a un film de más altas ambiciones: aquí se habla de traición, de ruptura familiar, de amistad, del peso social, de reencuentro y del lastre del silencio.

Asimismo, tras un arranque de gran belleza estética (la película se ha rodado en lugares espectaculares de Navarra y Euskadi) y una presentación de personajes que alimentan el misterio y dejan entrever heridas aún no cicatrizadas, los continuos flashbacks y cierta precipitación narrativa provocan confusión de tramas y roles. Una mayor profundización en las dinámicas de las relaciones y en el por qué se opta por algo tan radical como la violencia armada, hubieran sido necesarios para comprender los motivos de todos los conflictos –personales y sociales– que se exponen en este film.

El hijo del acordeonista es una producción de Abra Prod. S.L. y Tentazioa S.A., que cuenta con la ayuda del Gobierno Vasco y del ICAA, y con la participación de ETB. Será distribuida por Filmax y Barton Films. Se estrena en cines españoles el 12 de abril.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.