email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Crítica: Don't Go

por 

- El tercer trabajo como director de David Gleeson está repleto de atmósferas visualmente impresionantes pero tendría mejores resultados con un guion más pulido

Crítica: Don't Go
Stephen Dorff y Grace Farrell en Don't Go

El nuevo thriller psicológico de David Gleeson, Don't Go [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, llegó a los cines irlandeses el 12 de abril, tras su estreno en el 30º Festival de Galway el verano pasado. Este es el tercer largo del director nacido en Limerick, tras su drama iniciático de 2003 Cowboys & Angels y su cinta policiaca de 2006 The Front Line [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. El guion, firmado por Ronan Blaney y el propio director, cuenta la historia de Ben Slater (Stephen Dorff), un atormentado escritor estadounidense, y su mujer Hazel (Melissa George), que perdieron a su hija Molly (Grace Farrell) en un accidente. Seis meses después, a la pareja le cuesta superar la pérdida, y Ben va perdiendo progresivamente el contacto con la realidad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Poco sabemos de los protagonistas y por qué viven en Irlanda. Ben tiene bloqueo de escritor, y decide dar clases en una escuela católica, mientras que Hazel planea convertir su casa en la costa en un hotel. Ben tiene un sueño recurrente y cree que, a través de sus apariciones oníricas, su hija le está intentando mandar un mensaje para que él la salve. Para intentar tener el sueño más veces, Ben duerme noche tras noche en la playa junto a su casa, bebe whiskey y toma antidepresivos. Además, en un momento dado, se incorpora a la trama —de forma repentina y bastante inverosímil— la mejor amiga de Hazel, Serena (Aiobhinn McGinnity), que es probablemente el personaje más interesante y menos desarrollado. Por desgracia, durante alrededor de dos tercios de la película, la trama es más bien repetitiva y está falta de tensión. La afable presencia del padre Sean (Simon Delaney), un cura que se hace amigo de Ben, definitivamente alegra la melancolía del ambiente, pero al mismo tiempo, su papel tiene pocas consecuencias para la trama. 

Durante el último tercio de la cinta, la insaciable ira de Ben da por fin un poco de vida al ritmo aburrido de la historia. Después de un accidente de coche, aparece durante la fiesta de inauguración que ha organizado Hazel en el hotel, se comporta de forma agresiva, oye sonidos misteriosos en su cabeza, sube al piso de arriba y empieza a romper una pared con un martillo. Aquí, lo que sorprenderá al espectador es el hecho de que los muchos invitados de la fiesta no dudan en abandonar a Hazel y dejarla sola con un hombre sumido en un estado de mente alterado. 

Sin embargo, Dorff y George están bien elegidos para estos roles. En particular, Dorff es capaz de brindar una buena interpretación de este padre atormentado, a pesar de que el diálogo no esté a su altura. La fotografía y la banda sonora son otros dos puntos fuertes del film. El director de fotografía James Mather (Nails, Frank [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
) firma imágenes hermosas del campo irlandés y se esfuerza al máximo para retratar la paranoia de Ben a través de asombrosos reflejos azules y rojos, que vemos en las escenas en la playa y en el piso superior de la casa. El compositor holandés Ferry Corsten también hace un buen trabajo; sus piezas son sencillas y encajan con la atmósfera de la película. 

El principal fallo del film de Gleeson es el final: la explicación de conjunto que proporciona da una impresión apresurada e imita a muchas cintas de culto de este género. No obstante, sí que proporciona a los espectadores una conclusión clara de lo que le ha sucedido a los personajes. En general, esta es una cinta mediocre, y aunque ciertamente no es memorable, podrá entretener a los aficionados a este tipo de películas. 

Don't Go es una presentación de Amasia Entertainment (Estados Unidos) y Wide Eye Films (Irlanda). La compañía neoyorquina IFC Films está a cargo de la distribución internacional en salas.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.