email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Crítica: Bikes

por 

- Película familiar, didáctica, de animación 3D y producida entre tres continentes, que busca inculcar en el público infantil valores ecologistas y de lucha contra la contaminación

Crítica: Bikes

Finalista en la última edición de los premios Goya en la categoría de Mejor Film de Animación (galardón que finalmente obtuvo merecidamente Un día más con vida [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Raúl de la Fuente
ficha del filme
]
) y presentada en el festival Bafici 2019, Bikes [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
es la primera película de este género que se financia con capital español y chino (leer más). Está destinada a un público infantil y, con su mensaje educativo, intenta afianzar entre los espectadores principios como la protección del medio ambiente y la preservación de la naturaleza. La ha dirigido Manuel J. García (que firmó en 2013, en solitario, otro título animado: Gigantes, la leyenda de Tombatossals) a partir de un guion escrito por John Michael Boughn y Michael Maurer, con la colaboración y asesoramiento de Joel Jessup y Henrique Vera.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Precisamente las bicicletas son objetos muy valorados en China, a cuyas salas de cine llegará este film tras su estreno español. En esta película, la acción transcurre en Spokesville, una ciudad armoniosa y tranquila, repleta de árboles de colores, donde brilla el sol, el aire es limpio y los edificios están construidos con elementos extraídos de un taller mecánico, alternados con otros de inspiración asiática y con carteles con rótulos en caracteres asimismo orientales. Allí viven felizmente los vehículos de dos ruedas, manillares y a pedales, a los que se les ha añadido ojos y boca para humanizarlos y así conseguir captar la empatía de la audiencia (recurso que ya se aplicó a los automóviles de Cars, de John Lasseter).

El protagonista de esta aventura es una bicicleta de montaña y color verde llamada Speedy, que se dedica a repartir el correo entre sus vecinos. Pero un día regresa a casa el admirado campeón local Rock Bikeson, quien auspiciado por empresarios y banqueros sin escrúpulos, intentará convencer a sus paisanos de que con un motor incorporado a sus estructuras corporales sus vidas –y su velocidad– mejorarán, sin desvelar las consecuencias nefastas que ello traerá para el medio ambiente.

Tras el caos provocado por ese avance técnico tan dudoso, el resuelto Speedy, apoyado por sus amigos Piñon, Gassy y Montana, se tendrá que enfrentar a Rock en una carrera actualizada de aquélla de cuadrigas de Ben Hur y, con su triunfo, lograr erradicar la ambición materialista –y contaminante– de su ciudad.

De este modo, al tiempo que se transmite un mensaje ecológico, Bikes conciencia sobre el empleo de estos vehículos sin motor en lugar de los automóviles que contaminan ciudades como Pekín, Madrid o Buenos Aires y, de paso, transmite otros valores como la amistad, la deportividad, el trabajo en equipo y la honradez. Todo ello en un film de dibujos sencillos, de línea clara y luminosa, donde los personajes están perfectamente perfilados (los malotes son feos y greñudos, la bicicleta de color rosa es la mejor amiga del protagonista y un trío de bombas de aire ejerce de comparsa cómica) y los diálogos emplean términos ciclistas. Pero el mejor momento del film tiene lugar en una divertida recreación de aquellos videojuegos popularmente conocidos como “come-cocos”, que hará las delicias de los padres y madres que acompañen a sus hijos a contemplar Bikes.

Bikes es una producción de Animation Bikes AIE (España), Aleph Media (Argentina) y CVC Group (China). La distribuye (y la vende por todo el mundo) Filmax, que la estrena en España el 18 de abril. Aunque su idioma original es el inglés, se han encargado del doblaje al español actores como Carlos Latre y Anabel Alonso (que ya puso voz a la olvidadiza Dory de la película de Pixar Buscando a Nemo y en su spin-off) y el mítico ciclista Perico Delgado, triunfador del Tour de Francia en dos ocasiones.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.