email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Crítica: Nous finirons ensemble

por 

- Con la secuela de Pequeñas mentiras sin importancia, Guillaume Canet firma una película donde las escenas cómicas funcionan mejor que las dramáticas

Crítica: Nous finirons ensemble
Joël Dupuch, Pascale Arbillot, Marion Cotillard, Gilles Lellouche, Laurent Lafitte, Clémentine Baert, François Cluzet, Benoît Magimel, Mikaël Wattincourt y Hocine Mérabet en Nous finirons ensemble

“Que seamos amigos desde hace veinte años no significa que tengamos que seguir siéndolo”. Guillaume Canet vuelve a centrarse en una amistad atrapada en las vicisitudes de la vida después de su exitosa Pequeñas mentiras sin importancia (5,4 millones de espectadores en Francia y dos nominaciones a los premios César 2011). En Nous finirons ensemble, que se estrena el 1 de mayo en los cines franceses a través de Pathé (y EuropaCorp), volvemos a ver a los mismos personajes en Cabo Ferret, entre el Atlántico y la cuenca de Arcachon. Han pasado ocho años desde el final de la primera parte, marcada por la muerte de Ludo, y las trayectorias individuales de Max (François Cluzet), Marie (Marion Cotillard), Éric (Gilles Lellouche), Antoine (Laurent Lafitte), Vincent (Benoît Magimel), Isabelle (Pascale Arbillot) y Véronique (Valérie Bonneton) han alterado seriamente la unidad del grupo de amigos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“¿Qué hacéis allí?”, “No os podéis quedar aquí”, “Ya no nos vemos, ya no llevamos la misma vida. Me habéis abandonado”: Max manifiesta un entusiasmo casi inexistente cuando aparecen en su casa por sorpresa, para celebrar su cumpleaños, Marie (madre soltera de un hijo y alcohólica), Éric (convertido en afamado cineasta, llega acompañado de un bebé de diez meses y de una niñera), Antoine (siempre pendiente del anterior) y la antigua pareja Vincent (con su compañero Alex, interpretado por Mikaël Wattincourt) e Isabelle (en pleno esplendor post-separación y con encuentros vía Tinder). Se añaden algunos adolescentes y Sabine (Clémentine Baert), la nueva mujer de Max (que se ha divorciado de Véronique). Y también unas figuras locales: el ostricultor Joël Dupuch y el baba new age Hocine Mérabet.

El reencuentro del grupo después de tres años sin verse lleva a Max al borde de una crisis nerviosa ya que no sólo debe vaciar la propiedad en dos días para hacer sitio a su ex, Véronique, sino que también guarda un gran secreto: está arruinado, debe vender la casa y un agente inmobiliario está interesado en ella. Y “el problema es que todos se sienten unidos a esta casa. Son muchos recuerdos”.

Noches de baile en el barco o en la casa (Éric alquila otra vivienda donde se instalan todos, haciéndoles creer que paga Max), saltos en paracaídas, monólogos, confidencias, disputas y reconciliaciones: mientras Max intenta enmascarar su profunda depresión y el reflejo de su fracaso (“Veo que he perdido mi mujer, mi casa, mis amigos”) bajo un entusiasmo falso y, al mismo tiempo, conmovedor (“Me conmueve que volvamos a vernos”), los demás hablan sobre su vida, sus amores, su forma de criar a sus hijos, etc.

Un mosaico que Guillaume Canet graba con cariño y acierto en las escenas de comedia (lideradas por un Cluzet desenfrenado) pero que también tiene demasiado drama, desarrollos sentimentales más o menos verosímiles y un exceso de escenas musicales. El carisma de los intérpretes salva del hundimiento a una película que empieza con una idea inicial muy simple pero que se va estirando artificialmente para dar una trama a cada personaje. Esto se debe más bien a la amistad y a la película sobre un grupo de amigos que al deseo de volver a la fórmula anterior, y los fans más incondicionales del reparto no tendrán nada que objetar.

Nous finirons ensemble, producida por Trésor Films, ha sido coproducida por M6 Films, Canéo Films, EuropaCorp, Les Productions du Trésor y por las compañías belgas Artémis Productions, Voo y Be TV. EuropaCorp se encarga de las ventas internacionales.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.