email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Quincena de los Realizadores

Crítica: Dogs Don’t Wear Pants

por 

- CANNES 2019: El director finlandés J.-P. Valkeapää demuestra que todo lo que se necesita es amor... y una bolsa de plástico

Crítica: Dogs Don’t Wear Pants
Krista Kosonen en Dogs Don’t Wear Pants

Las expectativas estaban por las nubes para el film de J.-P. Valkeapää Dogs Don’t Wear Pants [+lee también:
tráiler
entrevista: J.-P. Valkeapää
ficha del filme
]
, presentado en Cannes, en la Quincena de los Realizadores, por lo que es un placer confirmar que la película tiene muchas más cosas buenas además de ese glorioso título. Tras la combinación explosiva de terror forestal y maquillaje de mapache que proponía el film de 2014 They Have Escaped [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: J-P Valkeapää
ficha del filme
]
, el director finlandés vuelve a demostrar que es —gracias a dios— un hombre enfermo, muy enfermo, pues su nueva película comienza con lo que es claramente una versión finlandesa del paraíso, todo lleno de cabañas de madera y un silencio tranquilo, pero solo hacen falta cinco minutos para que una mujer se ahogue mientras su marido Juha (Pekka Strang, que aparece en Tom of Finland [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Dome Karukoski
ficha del filme
]
) echa la siesta. Este, a su vez, desarrolla un gusto por la asfixia, aunque no se da cuenta hasta que conoce a Mona (Krista Kosonen), una fascinante dominatrix que reina en el sótano iluminado con neones del estudio de tatuaje donde acude su hija para ponerse un piercing. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Sí, todo es muy triste, pero es difícil mantenerse serios. Sobre todo porque las cosas solo se animan a partir de ahí: Juha, que es un prestigioso cirujano, acepta rápidamente que en el mundo nocturno de Mona, él no es más que un perro, y los perros no llevan pantalones; al mismo tiempo, sus preocupados compañeros de trabajo tratan de averiguar si sus "Mumins están en el valle", por decirlo de alguna forma. Pero el sentido del humor fantástico y retorcido no es la única razón por la que esta pueda ser la mejor cinta de Valkeapää hasta la fecha; el cineasta ha encontrado tanta alma en la historia que incluso esta hastiada escritora sintió su vigoroso espíritu, gracias al cambio repentino de las frases habituales como "tú me completas" por "estrangúlame un poco más", referencias a cuchilladas y un caniche comprensiblemente asustado. Y pensar que algunos han dicho que la comedia romántica ha muerto. 

"Si te fijas en El apartamento, de Billy Wilder, habla del suicidio, la depresión, la decepción y la falta de amor. Y aun así, tiene gracia. Espero que haya algo de Billy Wilder en algún momento de mi película", dijo a Cineuropa el director hace tiempo; y de hecho, tiene todo el sentido que lo diga, pues a pesar de todo el dolor crudo y desbordante, Dogs Dont Wear Pants es a veces para reír a gritos. Esto es sobre todo gracias al enfoque prosaico de los personajes hacia las cosas, por extrañas que resulten; por ejemplo, la promesa de una visita al Museo de Historia Natural esconde el hecho de que su hijo menor de edad le ha visto en las garras de una mujer vestida de cuero, frente a algo salido de Hellraiser. Por ello, todas las referencias a la famosa sala roja del dolor pueden parar ahí, pues en lugar de los vaqueros que Jamie Dornan parecía llevar pegados y una desconcertante insistencia en que las personas hagan el dulce, dulce amor al ritmo de canciones pop, nos encontramos con sexo y emociones que son realmente creíbles, con toda la torpeza, la vergüenza ajena y las explosiones de ternura que nadie ve venir. Y todo ello, sin pantalones.

Dogs Dont Wear Pants es una producción de Aleksi Bardy y Helen Vinogradov, de la compañía finlandesa Helsinki-filmi, que fue coproducida por Alise Gelze y Aija Berzina, de la letona Tasse Film. Las ventas internacionales están a cargo de The Yellow Affair, y SF Studios se ocupa de la distribución nórdica.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.