email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Proyecciones especiales

Crítica: Tommaso

por 

- CANNES 2019: En su nueva película, personal incluso hasta un punto incómodo, Abel Ferrara habla sobre sí mismo, para variar

Crítica: Tommaso
Willem Dafoe y Anna Ferrara en Tommaso

Presentada como proyección especial en Cannes, Tommaso [+lee también:
tráiler
entrevista: Abel Ferrara
ficha del filme
]
parece una continuación natural de algunos de los proyectos recientes de Abel Ferrara protagonizados por Willem Dafoe. Lo cual no es necesariamente bueno, pues mientras que Pasolini [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Abel Ferrara
ficha del filme
]
por lo menos parece una película, esta es una colección de tomas rodadas a toda prisa en las que el personaje de Dafoe, un cineasta, trata de adaptarse a la vida en Roma mientras cuida de su hija (Anna Ferrara, hija del director en la vida real) y una esposa mucho más joven que él (Christina Chiriac). Mientras tanto, desarrolla un proyecto misterioso que requiere que vea vídeos de YouTube de osos zampándose a personas. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Rodada en el piso de Ferrara (y las autorreferencias no acaban ahí, pues incluso se alude a su fracasado remake de La Dolce Vita), es difícil no ver aquí una especie de confesión, incluyendo reflexiones sobre la dificultad de encontrar financiación e historias sobre una lucha interminable con la adicción. Pero los pocos momentos que parecen transmitir algo profundo rápidamente se ven anulados por encuentros sin sentido, demasiado opacos o cansinos para generar interés real, o una escena que parece como la versión moldova de la franquicia Got Talent. Si alguna vez ha habido una oportunidad de usar el trillado adjetivo de “desastroso” para describir una película, sin duda estamos ante ella, y sí, en un momento dado, alguien murmura, “¿Qué es la verdad?”. Esperemos que sea con ironía.

Si, como se dice aquí, interpretar tiene que ver con navegar entre el control y el abandono, Ferrara prefiere evidentemente lo segundo, aunque ello se reduzca a Willem Dafoe haciendo yoga. Pero el mayor problema es lo poco interesante que resulta la experiencia, sobre todo teniendo en cuenta el talento (ya olvidado) de Ferarra para agitar a las personas con contenido de una naturaleza mucho más explosiva. Aquí, el único punto problemático parecen ser sus personajes femeninos, pues si en otra cinta de Cannes 2019, los perros no llevan pantalones, las mujeres atractivas tampoco parecen necesitarlos en esta. Quejarse de la visión de las mujeres en una película de Ferrara parece no tener mucho sentido, pero que todas sean jóvenes y estén desnudas, con la cámara subiendo —perdón por la expresión— por el culo de una de ellas mientras dicho culo recibe un cumplido (como si así no se hiciera nada malo), parece toda una nueva cima del cine baboso. 

Gracias a Dios, por lo menos Ferrara cuenta con un actor como Dafoe para ayudarle a encontrar una forma de salir de las peores situaciones, aunque solo puede hacerlo hasta cierto punto, mientras le filman despreciando a su mujer por negarse a coger un taxi o (¡horror!) cenando sin él, y luego quejándose de que “ella no valora su experiencia”. Y puede ser que al cine de Ferrara le suceda igual, que ya no lo valore nadie.

Escrita por Abel Ferrara, Tommaso es una producción de Simone Gattoni, Michael Weber y Laura Buffoni, de las compañías italianas Simila(r) y Vivo Film. La alemana The Match Factory posee los derechos internacionales.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.