email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CRACOVIA 2019

Crítica: Stress

por 

- El documental germano-estadounidense de Florian Baron es una reflexión nostálgica y dolorosa sobre el Trastorno de Estrés Postraumático y los militares que lucharon por adaptarse a la realidad

Crítica: Stress

"Cuando todo ha terminado y ya no eres GI Joe, ¿qué haces?", pregunta uno de los protagonistas de Stress [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Florian Baron, una extensión de su corto Joe Boots, que recorrió el circuito de festivales en 2018. Siguiendo las historias de cinco veteranos militares de Estados Unidos, Stress, que se proyectó recientemente en el Festival de Cracovia, analiza los estragos del trastorno de estrés postraumático (TEPT) y trata de encontrar respuestas a esta compleja pregunta.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

Cada historia es ligeramente diferente: una persona tiene recuerdos de estar atrapado en una explosión, mientras que otro recuerda el número siempre creciente de compañeros muertos. Pero bajo la superficie, sus historias son todas iguales. Tras pasar meses en una zona de guerra, aprender que todas las personas y cosas podrían matarte, ¿cómo es posible empezar a ajustarse a algo que se parezca a la "normalidad"?

Dejando que los veteranos cuenten sus propias historias mediante voz en off, el film ya tiene una inmensa carga emotiva, que se ve potenciada por la a menudo hermosa fotografía, dirigida por Johannes Waltermann. Empleando trávelins, cámara lenta y planos aéreos, la cinta da una constante sensación onírica y surreal, enfatizando el distanciamiento de nuestros protagonistas de la realidad. Ciertamente, el primer tercio del film ni siquiera nos muestra las caras de las personas a las que seguimos; cualquier forma de conexión cercana sigue siendo difícil. Junto al logrado diseño de sonido de Jana Irmert, Stress tiene ecos de la obra del documentalista estadounidense Errol Morris, pues algunas de las duras realidades de la existencia humana se yuxtaponen con una estética que hace hincapié en el aislamiento y la belleza.

La película refleja el ciclo del trauma —comienza con recuerdos del 11S y cómo los ataques hicieron que algunos quisieran ir a luchar por Estados Unidos—, un ciclo que cada vez parece más difícil de romper. Cada trauma crea el siguiente.

La cinta expone esta cifra deprimente: en Irak, ha habido más soldados estadounidenses que se hayan suicidado que bajas en combate. Este hecho lo descubrimos justo después de una devastadora revelación en la historia que cuenta el film. Y aunque evita todo tipo de pronunciamiento real sobre la ética de las intervenciones militares (de hecho, los últimos momentos incluyen una validación del estilo de vida militar por el rumbo y sentido que pueden dar), Stress deja claro a través de los testimonios de veteranos que los cuidados de los que sufren de TEPT en Estados Unidos son completamente inadecuados. Uno se pasa el tiempo deseando que sus piernas o su cara hubieran estallado, pues en ese caso, sería capaz de mostrarnos el fruto de un tratamiento "real". El resultado es una dura condena del complejo industrial militar, no por el tipo de guerras que lucha, sino por cómo trata a una gran multitud de los que participan en ellas. Sin embargo, Stress ofrece algo de esperanza y redención, pues nuestros protagonistas suelen encontrar su salvación en sus familias y seres queridos.

Esta produción germanoestadounidense recibió el premio de la competición Next Masters en la edición 2018 de DOK Leipzig, donde se estrenó mundialmente. Con el estilo único y conmovedor de Baron, además de su fascinante historia, debería estar presente en el circuito de documentales durante todo este año.

La película es una producción de Machnitzky Filmproduktion con el respaldo de Film- und Medienstiftung NRW, Kuratorium junger deutscher Film y el Medienboard Berlin Brandenburg. Las ventas mundiales están a cargo de New Docs.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.